Imagen de la noticia

Redacción. El 60 % de los empleados europeos trabaja horas extras sin cobrar por ello, según revela ‘The Workforce in Europe 2019’, el nuevo informe europeo de ADP, proveedor global de soluciones de Gestión de RRHH.

El informe, para el que se ha encuestado a más de 10.000 empleados en España, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Reino Unido y Polonia, busca identificar cómo se sienten los trabajadores sobre los problemas actuales y del futuro a nivel laboral.

El equilibrio entre la vida laboral y familiar ha estado en la agenda de empleo durante muchos años, sin embargo, el estudio señala que los empleadores siguen teniendo expectativas poco realistas sobre la carga laboral de los trabajadores, lo que hace que trabajen por más tiempo que el contratado, y sin ser recompensados.

Las conclusiones del estudio indican que los empleados trabajan casi 5 horas de media por semana sin cobrar, y un 12 % dice que trabaja más de 10 horas por semana de forma gratuita.

El problema de las horas extras sin remuneración es más frecuente en Alemania, con un 71 %, seguido de España, con un 67 %, Reino Unido, con un 66 %, y Polonia, con un 43 %. Las horas extra no pagadas también aumentan significativamente entre los empleados más jóvenes, ya que el 17 % de los trabajadores de 16 a 24 años dicen que hacen más de 10 horas por semana.

Los sectores de TI y telecomunicaciones y de servicios financieros son los que más trabajo extra no remunerado realizan, más de 10 horas adicionales por semana (18 % y 16 % respectivamente). En el sector educativo los empleados trabajan normalmente al menos cinco horas no remuneradas por semana (69 %).

Raúl Sibaja, director de Operaciones de ADP Iberia, advierte que, "a pesar de los numerosos informes que muestran la importancia del compromiso y el bienestar de los empleados, parece que muchos empleadores están fracasando en el nivel más básico: recompensar a los trabajadores por las horas trabajadas. Es una tendencia preocupante. Y es probable que provoque cansancio y hastío en los empleados, y que caiga su motivación con impactos negativos a largo plazo para la productividad general y el rendimiento".

"Es labor de los jefes y responsables establecer cargas de trabajo y expectativas realistas, y también asegurar que los empleados tengan los recursos y el apoyo que les permitan alcanzar sus metas y objetivos dentro de sus horas contratadas", añade Sibaja, concluyendo que “si las horas extra son realmente necesarias, los empleadores deben asegurarse que sean recompensadas y reconocidas".

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.