Imagen de la noticia

Redacción. Una de las principales consecuencias de la declaración del estado de alarma a causa del covid-19 fue la limitación de los desplazamientos de las personas físicas.

En este escenario, se planteó si la cesión del uso de vehículos por las empresas a sus trabajadores se debe computar como ‘uso privado’ el período en el que los trabajadores no han podido utilizar los vehículos ni para uso privado ni para uso profesional.

Según informan desde Garrigues, firma internacional de servicios legales y fiscales, la Dirección General de Tributos (DGT) ha concluido en la resolución V1387-20, de 13 de mayo, que el estado de alarma no implica la inmovilización del vehículo, sino solo la limitación de los desplazamientos.

Además, la citada resolución considera que, según la definición del concepto de ‘retribución en especie’ recogida en la Ley del IRPF, se debe imputar una retribución en especie cuando se ceda el uso de un vehículo atendiendo a su disponibilidad, es decir, a la facultad de disponer del vehículo para usos particulares, con independencia de que no haya una utilización efectiva para fines privados.

Por estos motivos, la DGT concluye que procede la imputación de un rendimiento del trabajo en especie durante el período de confinamiento.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.