Imagen de la noticia

Redacción. El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto-Ley (RDL) que regula el trabajo a distancia, norma que ha contado con el acuerdo final de patronal y sindicatos.

Especialistas de la editorial jurídica Lefebvre han resumido en una infografía las principales claves a tener en cuenta por trabajadores y empresas.

En primer lugar, el RDL establece las condiciones que han de cumplirse para que la situación laboral del trabajador se considere teletrabajo. No consiste en trabajar días sueltos, sino que debe ocupar, al menos, el 30 % de la jornada laboral durante un periodo de tres meses, lo que supone más de un día y medio por semana.

Se trata de un acuerdo voluntario entre las partes e individual con cada trabajador, que debe realizarse por escrito. Además es un acuerdo reversible, remitiéndose la ley a la negociación colectiva en el procedimiento, criterios y preferencias para dicha reversibilidad.

La empresa cubrirá los gastos relativos a los medios, equipos y herramientas vinculadas al desarrollo de la actividad laboral, según los términos establecidos en el acuerdo entre la empresa y los trabajadores o en la negociación colectiva.

El trabajador a distancia tiene los mismos derechos que el que presta sus servicios en el centro de trabajo de manera presencial, como puede ser el derecho a la desconexión, así como las mismas obligaciones, incluyendo el registro horario de la jornada.

En cuanto a la prevención de riesgos laborales, se debe realizar una evaluación de riesgos teniendo en cuenta los característicos de la modalidad de trabajos, especialmente los factores psicosociales, ergonómicos y organizativos.


 Lefebvre teletrabajo

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.