Imagen de la noticia

Redacción. La escuela de negocios Level UP ha dado a conocer los resultados de un estudio realizado entre más de 400 pequeños empresarios y autónomos de diferentes comunidades autónomas para conocer los estilos y habilidades de liderazgo de hombres y mujeres que ocupan posiciones de dirección.

Según este análisis, habilidades sociales como una mayor capacidad de comunicación y conexión con los equipos, por un lado, y saber escuchar y entender a los demás, por otro, marcan el estilo de liderazgo de las mujeres para el 38,2 % y 35,2 %, respectivamente, de los encuestados.

En cambio, características como resolución y determinación son los rasgos positivos que definen el liderazgo de los hombres, según el 46 % y el 36 %, respectivamente, de los participantes en la encuesta.

Según la escuela de negocios, esta encuesta, centrada en la opinión de pequeños empresarios sobre las diferencias entre hombres y mujeres a la hora de dirigir equipos y empresas, pone de relieve que ambos sexos, a pesar de tener estilos de dirección distintos, pueden complementarse perfectamente a la hora de llevar adelante proyectos empresariales.

De hecho, casi la mitad (49 %) de los autónomos y emprendedores españoles consideran que las mujeres han liderado mejor los equipos de trabajo a los que han pertenecido en el pasado. Por el contrario, el estudio revela que para el 38 % de los encuestados, las mujeres, en ocasiones, pecan de falta de liderazgo y de no tener una visión global del proyecto, lo que las lleva a tomar decisiones precipitadas.

En el caso de los hombres, uno de los principales aspectos negativos que destacaría más del 50% de los participantes en el estudio es la posición de superioridad y autoritarismo que, en ocasiones, pueden mostrar en su forma de dirección.

Desde Level UP apuntan que, “afortunadamente, estas actitudes y respuestas ante el reto de liderar un equipo se pueden trabajar y reconducir, ayudando a los emprendedores a tener una visión general de su proyecto, con objetivos claros a corto, medio y largo plazo y crear una estrategia a seguir y en la que basar la toma de decisiones”.

Pero no todo es una guerra de sexos. Mujeres y hombres comparten cualidades parecidas a la hora de emprender y dirigir sus pequeñas empresas. Así, para más del 35 % de los encuestados, la tenacidad y la constancia son valores muy positivos y valorados que comparten los autónomos y autónomas de España.

La escuela de negocios concluye que, “a pesar de la brecha y las desigualdades que todavía existen en los puestos de alta dirección de las grandes compañías que operan en España, a menudo provocados por la búsqueda de una dirección potente y agresiva, la situación es distinta en el ámbito de la pequeña y mediana empresa, donde las habilidades sociales y el trato cercano de las mujeres emprendedoras se valora muy positivamente por parte de los empleados”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.