Imagen de la noticia

Redacción. Las pymes españolas del sector de la construcción suspenden en la puesta en marcha de medidas de prevención de riesgos laborales para sus trabajadores.

Así lo pone de relieve un estudio publicado en la revista internacional Safety Science, en el que han participado la Escuela Técnica Superior de Edificación de la Universidad Politécnica de Madrid (ETSEM-UPM), investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha y de la Universidad de Burgos, y que ha contado con la colaboración de la Fundación Laboral de la Construcción de Castilla-La Mancha y Castilla y León.

El estudio destaca la importancia de inculcar en los empresarios los beneficios que conllevaría para el sector una correcta inversión en materia de seguridad y salud.

“El análisis realizado sobre las empresas del sector pone de manifiesto graves deficiencias en materia de prevención de riesgos laborales en las pymes españolas del sector”, explica María de las Nieves González, investigadora del departamento de Construcciones Arquitectónicas y su Control de la ETSEM de la UPM.

La información a los trabajadores sobre los riesgos inherentes a su puesto de trabajo es uno de los principales caballos de batalla de la formación en prevención que reciben los trabajadores. “En el 30 % de los casos analizados, no se cumplió con el deber de informar al trabajador sobre los riesgos derivados de su puesto de trabajo, y del 70% restante que sí cumplió con dicho requisito legal, la formación impartida fue 100 % teórica”, señala González.

Además, en los casos en los que se impartía formación al trabajador, “en valores superiores al 90 %, la formación que se transmitía en los cursos no se adaptaba al nivel formativo de los trabajadores, y lo que resulta más preocupante es que dicha formación no se adecuaba de forma específica a su puesto de trabajo”. Los materiales formativos tampoco estaban adaptados al nivel educativo y al idioma de las personas contratadas por la empresa.

“El porcentaje de empresas que contrata traductores cuando se imparte formación a trabajadores que desconocen el castellano es ínfimo, con valores que fluctúan entre el 1 % y el 2 % en función de la comunidad autónoma analizada, lo cual dificulta mucho que los empleados adquieran los conocimientos necesarios para una adecuada prevención de los riesgos laborales”, continúa la investigadora de la UPM.

Demandan profesionales más cualificados

“Los trabajadores del sector de la Construcción demandan mejores profesionales, que conozcan el sector, ya que para ellos, tal y como muestran los datos, con valores superiores al 98 %, la formación que reciben tiene mucha importancia de cara a desempeñar su trabajo de forma más segura”, explica Blasa María Villena, otra de las investigadoras de la UPM que han participado en el estudio, junto con el también investigador de la UPM, Álvaro Romero Barriuso.

De entre las carreras universitarias que poseen los formadores en materia de prevención, las mejor valoradas por los trabajadores del sector fueron las de arquitecto y arquitecto técnico, con valores cercanos al 40 % para cada una de ellas, lo que pone de manifiesto la necesidad de profesionalizar el sector y a sus formadores.

“La formación actual en materia de prevención de riesgos laborales no se ajusta a los requerimientos preventivos del puesto de trabajo, es completamente teórica y carece de un componente práctico, algo necesario para que los trabajadores entiendan bien la importancia de lo que se les pide”, añade Álvaro Romero.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.