Imagen de la noticia

Redacción. Azucarera, empresa productora de azúcar líder en España, se ha convertido en la primera empresa española premiada en los Food and Drink Health and Safety Awards de la organización global para profesionales de salud y seguridad IOHS, gracias a su programa de seguridad laboral.

Estos premios reconocen proyectos innovadores que han encontrado una solución práctica con un impacto positivo a un problema de seguridad y salud en la industria alimentaria.

El proyecto premiado, Measuring the Presence of Safety, lleva en funcionamiento en Azucarera desde 2016 y se optimiza año tras año. Su objetivo es ir más allá de los indicadores de seguridad y los planes de actuación en caso de accidente y poner en marcha acciones proactivas para construir un espacio libre de accidentes.

De esta forma, el programa busca implementar un nuevo y positivo enfoque al problema de la salud y la seguridad, midiendo la presencia de seguridad y utilizando nuevas herramientas y acciones que permitan continuar avanzando en este sentido.

Gracias a este proyecto, el número de accidentes ha disminuido un 51 % en los últimos cinco años. Así, 3 de los 5 centros de producción de la empresa han registrado cero accidentes en un año, mientras que una de las fábricas no ha registrado ningún accidente en dos años.

Juan Luis Rivero, consejero delegado de Azucarera, ha señalado que “en Azucarera somos muy conscientes de la importancia que tiene la seguridad en todos nuestros procesos, desde el origen, en la siembra, hasta que el producto está disponible para su uso o consumo. Por ello, lanzamos hace tres años este programa, para conseguir que la palabra seguridad sustituya de nuestro vocabulario a la palabra accidente. Este premio nos hace seguir avanzando con ilusión en este sentido, sabiendo que las bases están bien asentadas”.

Medio ambiente

Por otro lado, la empresa ha resultado galardonada en los premios Proveedor Sostenible de Nestlé, en la categoría de Cuidado del medio ambiente por su programa Riego Solar: un éxito a compartir en la gestión del uso de la energía y del agua, en el que se propone la sustitución de las fuentes de energía convencional (diésel y electricidad de red), por energía fotovoltaica producida en la propia explotación, así como la implantación de medidas de eficiencia energética y la mejora de las condiciones de contratación con las compañías eléctricas.

Mediante ambos sistemas se consiguen ahorros en el coste del riego de entre un 50 % y un 75 %. Incluso, en el caso del riego solar, el ahorro alcanza el 100 % una vez amortizada la instalación en tan solo 5 o 6 años.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.