Imagen de la noticia

Redacción. Canal de Isabel II, empresa pública que presta servicios de abastecimiento y saneamiento de agua en la Comunidad de Madrid, destinará 237.000 euros a la compra de equipos de protección individual (EPI) y material sanitario.

Se trata de dos contratos cuyo objetivo es la protección de sus más de 3.000 empleados, incluyendo no solo la matriz de la empresa sino el resto de las filiales españolas.

El primero de los contratos responde a la necesidad de dotar de mascarillas, guantes y gel hidroalcohólico a los trabajadores de la empresa, encargados de asegurar la operación de todas las fases del ciclo integral del agua en la Comunidad de Madrid, y así minimizar el riesgo de contagio por coronavirus.

Para ello se ha tramitado un contrato por un importe neto de 162.100 euros para el suministro de material higiénico y de protección frente a la enfermedad. Esto incluye, por un lado, 30.000 mascarillas autofiltrantes FFP2 desechables para el personal especialmente expuesto, como los sanitarios del servicio médico, técnicos analistas de laboratorio y personal de depuración y saneamiento, así como el personal de atención al público.

El contrato también contempla el suministro de 50.000 mascarillas quirúrgicas desechables para todos los trabajadores, de 4.000 cajas de guantes desechables para protección biológica, imprescindibles en atención sanitaria, laboratorios, depuración, saneamiento, atención al público y limpieza de superficies, y de 3.000 botes de gel hidroalcohólico para lavado en seco de manos para todo el personal y terceros que puedan acceder a instalaciones y edificios de la empresa.

Test rápidos para la detección del coronavirus

Por otro lado, también se ha cursado un contrato por importe total de 75.000 euros para el suministro de hasta 5.000 test rápidos covid-19 para la detección rápida de anticuerpos IgG e IgM en sangre. El personal del servicio médico de la empresa ya ha realizado hasta la fecha unos 3.500 test a trabajadores de Canal y de empresas participadas.

Para ello, se comenzó realizando las pruebas a los 1.000 empleados esenciales que estaban prestando servicios en campo. Posteriormente se fueron uniendo los trabajadores que se incorporaban presencialmente a sus puestos tras finalizar del estado de alarma, durante el cual habían prestado el 100 % de sus servicios mediante teletrabajo. En la actualidad, se están repitiendo los test a los esenciales que se reincorporan tras un periodo vacacional.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.