Más del 70% de las multinacionales no exigirá a sus expatriados vacunarse contra el covid, pero lo fomentará

Redacción. El plan de vacunación contra el covid-19, que se ha puesto en marcha este año, obliga a las compañías a adaptar sus políticas en función del ritmo de vacunación que se lleve a cabo tanto en su país de origen como en sus filiales en destino.

Un estudio realizado por Mercer en el primer trimestre del año, en el que participaron 1.304 empresas repartidas por todo el mundo, ha analizado cómo están abordando la logística y la distribución de la vacuna entre sus empleados expatriados.

“El 73 % de las empresas no están considerando exigir la vacuna por motivos legales o de seguridad, ya que algunos empleados no confían en ellas. Además, las empresas son conscientes de que van a tener diferentes ritmos de aplicación, teniendo que convivir en muchos casos con empleados que disponen de vacuna y otros que no tienen acceso a ella”, explica Roger Pujol, responsable de salud y bienestar corporativo en Mercer.

Pese a ello, el 54 % de las compañías encuestadas sí animará explícitamente a los empleados a recibir la vacuna mediante planes de comunicación específicos a través de webinars o reuniones.

“El informe revela que los incentivos económicos no prevalecen como palanca para promover la vacunación, pero sí la información que proporcionará la empresa. Los empleados confían en sus compañías como fuente de información fidedigna, y esta es una herramienta muy importante para llevar a cabo una vacunación completa”, señala Pujol, añadiendo que “tanto es así que casi el 40 % de las empresas ha creado un comité para considerar los temores acerca de seguridad y salud laboral relacionadas con la vacuna”.

Facilidades para vacunarse

En cuanto a las facilidades a los empleados para vacunarse, dos de cada tres empresas concederán horas libres para ello. Algunas han buscado centros de vacunación cerca del trabajo para sus empleados y otras facilitan medios de desplazamiento para hacerlo, como Uber, Taxi o transporte conjunto para vacunación por grupos.

“Por lo general, las vacunas estarán cubiertas a través del Gobierno de cada país o a través de un seguro médico de empresa, según indican más de un 80 % de las empresas encuestadas. La gran mayoría cree, además, que los viajes de empresa empezarán a recuperar la normalidad en octubre”, comenta Pujol.

Pujol propone construir una estrategia de vacunación solida siguiendo las 4 ‘A’ en inglés: Access, Affordability, Advocating y Acomodation.

“Traduciendo los términos e interpretándolos, sería accesibilidad a la vacuna, facilidad de adquisición reembolsando la empresa al empleado si tuviera algún coste, apoyo al empleado con comunicación para tomar la decisión y adaptación, ya que en el mismo entorno convivirán empleados no vacunados con vacunados e, incluso, con aquellos que no quieran ponerse la vacuna”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.