Los beneficios de las pausas activas en el puesto de trabajo

Redacción. Los lugares de trabajo deben ser concebidos como espacios seguros en los que los trabajadores puedan desarrollar su actividad sin poner en riesgo su salud y pudiéndose recuperar del cansancio acumulado.

Por ello, realizar pequeños descansos es imprescindible para restablecer los niveles óptimos de rendimiento y para no generar problemas en la salud.

Una empresa saludable debería introducir, dentro de su planificación, los descansos oportunos para la recuperación física y mental de los colaboradores.

Cuando se habla de recuperarse de la fatiga, ello se asocia a un tipo de reposo inmóvil. Sin embargo, la propuesta de plataformas de salud laboral como WellWo consiste en realizar descansos activos, las conocidas como pausas activas.

Las pausas activas son breves descansos que se realizan durante la jornada laboral en los que se moviliza la musculatura, se trabaja el descanso ocular y se estira el cuerpo. El objetivo es reducir la fatiga y prevenir trastornos musculoesqueléticos.

Estas pausas activas están recomendadas para todas aquellas personas que trabajen en una misma posición o realizando un movimiento repetitivo durante dos horas. Con un par de minutos es suficiente para obtener todos los beneficios de la práctica.

Con las pausas activas los colaboradores comprobarán cómo reducen la tensión muscular, mejoran la postura, la concentración y la atención. Además, el estrés disminuye, así como la sensación de fatiga.

Los beneficios de introducir estas pausas activas, para la empresa, van desde una mayor productividad, ya que unos colaboradores menos fatigados pueden mantener una mayor atención y esfuerzo físico en el trabajo que desempeñan, hasta un mejor ambiente de trabajo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.