Imagen de la noticia

Redacción. Pese a que el crecimiento de la empresa es una de las tres principales prioridades para los directivos españoles, apenas un 10 % es capaz de materializarlo de forma sostenible y eficaz en el tiempo.

Así lo pone de relieve un análisis realizado por la consultora Kaizen Institute, en el que se recogen las principales causas para no conseguir ese crecimiento sostenible. En primer lugar se apunta la dificultad de las empresas para definir los verdaderos problemas internos y oportunidades externas, al carecer de herramientas que les permitan cuantificar de forma eficaz sus desperdicios y cuellos de botella.

También se señala la definición de un elevado número de iniciativas estratégicas a alto nivel que apartan el foco de lo realmente importante, dificultan el seguimiento y diluyen los recursos.

Por último, la consultora destaca la dificultad para convertir las iniciativas estratégicas en proyectos que actúen en el terreno y que cambien los procesos donde realmente ocurren, así como la elevada resistencia al cambio de la organización y la excesiva burocratización de los procesos y la toma de decisiones.

Para Borja Iglesias, director de Kaizen Institute Spain, “el proceso de definición y, sobre todo, de despliegue de la estrategia está lejos de ser un proceso robusto en la mayor parte de las empresas españolas. Solo aquellas empresas que entiendan la importancia de ir al terreno para entender los problemas reales, que entiendan que es en el terreno en donde se cambian los problemas reales, y que esto solo se consigue involucrando a todas sus personas, podrán generar un crecimiento sostenible y rentable a largo plazo en sus organizaciones”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.