Imagen de la noticia

Redacción. El 30 % de los directivos de empresas españolas espera crecer por la vía de las fusiones y adquisiciones (M&A) en los próximos tres años.

Así lo pone de relieve el informe Perspectivas de M&A en España en 2020, elaborado por KPMG, en colaboración con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), con las respuestas de más de 500 directivos españoles.

De confirmarse estos datos, el volumen de operaciones de fusiones y adquisiciones volvería a repuntar este año en España, después de que en 2019 el volumen de operaciones anunciadas en cayera un 51 %, hasta los 64.578 millones de dólares (datos de Refinitiv de Thomson Reuters de enero de 2020), por la falta de megadeals, pese a que se produjeron 1.376 transacciones (datos de Refinitiv de Thomson Reuters de enero de 2020) en un entorno de desaceleración económica global y de conflictos comerciales.

KPMG ha aclarado que este informe se basa en una encuesta realizada entre los meses de noviembre de 2019 y enero de 2020, por lo que no refleja la incertidumbre generada por el coronavirus.

La principal razón que argumentan los directivos españoles para buscar el crecimiento de sus negocios es aumentar la presencia internacional, según aseguran el 54 % de ellos. Además, el 75 % optaría por una alianza o joint venture para acceder a nuevos mercados y/o clientes, mientras que el 60 % optaría por una desinversión para obtener liquidez.

Las fusiones y adquisiciones mantienen la tendencia ascendiente iniciada hace varios años gracias al entorno de bajos tipos de interés, la elevada liquidez disponible por parte de los fondos de Private Equity nacionales e internacionales y el apetito de la banca tradicional y los fondos de deuda por seguir financiando operaciones corporativas.

En España los expertos de KPMG pronostican un año dinámico en este área, aunque es muy probable que las operaciones que surjan sean mucho más selectivas que en el pasado.

Jorge Riopérez, socio de KPMG responsable de Corporate Finance y M&A en la región de EMA, señala que “seguimos siendo moderadamente optimistas respecto a la actividad de fusiones y adquisiciones para 2020, si bien la incertidumbre generada por el coronavirus podría alterar la situación”.

“Se siguen dando los hechos y todas las circunstancias que alimentan la industria, como son la consolidación del private equity y los tipos de interés bajos. Hay oportunidades de crecimiento, si bien tenemos que ser mucho más prudentes al evaluar los riesgos y los precios, porque las expectativas de crecimiento son menores, y eso, evidentemente lo veremos reflejado en los precios a lo largo del año. En cuanto a sectores, el de energías renovables sigue siendo muy interesante, así como todo lo relacionado con ‘healthcare’, aunque las compañías con proyección internacional, capacidad de exportación e innovación, siguen siendo los targets más interesantes para la industria financiera con objetivos de inversión”, añade Riopérez.

En cuanto a los sectores que serán más activos, destacan las empresas de energía, principalmente las petroleras (50 %), seguidas por las farmacéuticas y de tecnología sanitaria (44 %), banca (41 %) y medios de comunicación, seguros, transporte y telecomunicaciones, todas ellas con un 35%.

Estas respuestas coinciden con los análisis de los expertos de KPMG, que apuntan, sobre todo, a energías renovables, empresas relacionadas con la salud, industria y consumo, así como operaciones vinculadas con la renovación de la cartera de empresas de fondos de Private Equity como protagonistas de las operaciones en 2020.

En cuanto a la integración de la empresa adquirida, el 85 % de los directivos españoles consultados señala el alineamiento cultural y las cuestiones de personal como los procesos más complicados, seguidos por el 52 % que menciona la integración de los sistemas tecnológicos y el 26 % que señala la integración racional de los productos y servicios.

En relación con la financiación de este tipo de operaciones el 46 % de los directivos encuestados cree que la banca tiene un apetito moderado para financiar fusiones y adquisiciones, por lo que el 42 % considera el Private Equity una alternativa real para financiar el crecimiento inorgánico.

Por último, el 72 %, apunta la incertidumbre económica como el principal obstáculo para abordar operaciones de M&A.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.