BBVA alcanzó la neutralidad en emisiones directas de CO2 en 2020

Redacción. BBVA ha sido neutro en sus emisiones directas de CO2 en 2020, objetivo conseguido por la entidad financiera al compensar toda la huella de carbono con proyectos mitigadores de dióxido de carbono que, además, generan un impacto positivo en las comunidades locales donde se desarrollan.

El banco ha compensado 120.562 toneladas de CO₂ equivalente el año pasado en siete proyectos en países en los que opera. Es un avance más en el marco de su compromiso de alinear su actividad al Acuerdo de París y reducir emisiones, tanto directas como indirectas.

BBVA ha batido todos los objetivos de su Plan Global de Ecoeficiencia 2016-2020 y su huella ambiental presenta datos muy positivos con respecto a 2019. Un 65 % de la energía que consume en sus instalaciones procede de energías renovables, superando ampliamente el objetivo para 2020, que era un 48 %.

Así mismo, la entidad ha reducido un 58 % por persona sus emisiones de CO2 según el método market based -en función de que el tipo de electricidad comprada sea renovable o no renovable-, un 9 % el consumo de electricidad, un 6 % el consumo de agua y un 42 % el papel.

Además, el porcentaje de personas que trabajan en edificios con certificación ambiental se ha incrementado hasta el 48 %.

Formación obligatoria en sostenibilidad

BBVA es el primer gran banco del mundo en formar en sostenibilidad con carácter obligatorio a todos sus empleados.

En septiembre lanzó su oferta formativa en sostenibilidad destinada a los más de 125.000 empleados del Grupo en todo el mundo.

Se trata de una formación transversal que incluye contenidos específicos sobre los retos globales, como la lucha contra el cambio climático y la inequidad, así como los impactos directos e indirectos derivados de los riesgos ambientales del negocio del banco.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.