Imagen de la noticia

Redacción. El Gobierno de Castilla-La Mancha y los sindicatos CCOO, CSIF, STAS-CLM y UGT han aprobado el Protocolo de Actuación para la Protección frente a Riesgos Laborales de las Trabajadoras en Estado de Gestación, Maternidad Reciente o Periodo de Lactancia Natural, con el que se mejora el procedimiento para garantizar los derechos de las mujeres, preservar su salud y la de sus hijos y contribuir a una maternidad segura y saludable en el trabajo.

El protocolo será de aplicación a las mujeres que sean personal funcionario o laboral en el sector de Administración General de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y sus organismos autónomos, y establece el procedimiento que se llevará a cabo en la Administración regional desde el momento en que una trabajadora comunique que está embarazada.

Para ello, todas las empleadas públicas estarán informadas, a través del portal del empleado, de si el puesto de trabajo que desarrollan está exento o no de riesgos laborales durante el embarazo o el periodo de parto reciente y lactancia natural.

Las empleadas públicas cuyo puesto de trabajo se encuentre entre los no exentos de riesgos deberán comunicar su situación al responsable de personal de su centro de trabajo, mediante la presentación del modelo de solicitud de adaptación o cambio de puesto de trabajo, que estará disponible también en el portal del empleado.

La unidad de personal trasladará la solicitud de la trabajadora al área médica del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, quien citará a la empleada pública para evaluar los riesgos del puesto de trabajo que está ocupando, así como las condiciones de trabajo. Cuando exista un riesgo para su salud, se adaptarán las condiciones y/o tiempo de trabajo o se propondrá un cambio de puesto.

El Protocolo establece que, en aquellos casos en los que la empleada pública pase a desempeñar un puesto de trabajo o función diferente sus retribuciones mensuales no podrán ser en ningún caso inferiores a las percibiese de no estar en ese supuesto.

En caso de que no fuera posible el cambio de puesto de trabajo, se iniciarán los trámites para que la empleada pública pueda pasar a la situación de riesgo durante el embarazo o lactancia.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.