Imagen de la noticia

Redacción. La mayoría de las empresas son conscientes de las capacidades que van a necesitar para cumplir con las demandas de los trabajadores del futuro. Sin embargo, reconocen que no están haciendo lo suficiente para contar con ellas, lo que puede ponerlas en riesgo, en los próximos años, a la hora de atraer, desarrollar y retener el talento.

Así lo pone de relieve el informe Preparing for tomorrow’s workforce, today (Preparándose hoy para la fuerza laboral del mañana), elaborado por PwC a partir de una encuesta a 1.246 directivos y responsables de RRHH en 79 países.

Entre estas capacidades se encuentran el uso de data analytics en la gestión de RRHH -people analytics- y la necesidad de crear una experiencia de trabajo atractiva para los empleados.

El informe identifica diez capacidades -las denomina capacidades en riesgo- con las que las compañías deberán contar en el futuro, pero en las que no están trabajando lo suficiente.

Las tres primeras están relacionadas con el uso de análisis de datos para la toma de decisiones en el ámbito de RRHH, y a la hora de determinar, contratar y recompensar el talento que necesitan. Prueba de ello es que el 60 % de los encuestados asegura que es importante el uso de las técnicas de data analytics para la toma de decisiones en relación con sus empleados, pero solo el 27 % las utiliza.

Creación de una experiencia laboral atractiva

Las restantes capacidades tienen que ver, fundamentalmente, con la demanda de los empleados por tener una buena experiencia de trabajo. Esta experiencia de cliente que demandan se concreta en la carga de trabajo, en las condiciones en las que este se desempeña y, en definitiva, en cómo las empresas intentan motivar e inspirar a sus empleados.

El estudio considera que muchas personas desempeñan sus trabajos en entornos sobreacelerados y en culturas laborales muy exigentes, en las que el estrés y el riesgo de agotamiento es tremendo, algo a lo que las empresas han respondido en los últimos años con la puesta en marcha de programas e iniciativas de wellness.

Sin embargo, el documento concluye que esta situación no se podrá revertir hasta que no se rediseñen los trabajos y se transformen en entornos propicios para mantener altos niveles de productividad. En este sentido, el 75 % de los entrevistados califica como importante la gestión de la carga de trabajo de los empleados, aunque solo la mitad reconoce estar haciendo algo al respecto.

Una alternativa que va a ir ganando peso poco a poco, a medida que la vida laboral se prolongue, es la de facilitar a los empleados tiempos de recuperación, como vacaciones o períodos sabáticos, o la de permitir a los trabajadores decidir cuándo y dónde quieren trabajar.

El informe también considera importante que las empresas sean capaces de poner en marcha nuevas formas de trabajo y, sobre todo, nuevas formas de relación con sus empleados.

En 2010 se estimaba que, en 2020, el 40 % del mercado laboral en Estados Unidos -unos 60 millones de personas- fueran trabajadores independientes o freelance. Y la realidad es bastante elocuente: en la actualidad el 35% de los trabajadores en Estados Unidos -57,3 millones de personas- trabaja por cuenta propia, siendo más de la mitad millennials. Sin embargo, el 58 % de los entrevistados por PwC reconoce que no está incluyendo más freelancers o trabajadores independientes en su mix de talento.

Precisamente, el informe señala que los datos de los trabajadores -más allá de las evaluaciones en grupo y encuestas anuales de clima laboral- pueden ayudar a los empleadores a crear una experiencia más personalizada, diseñada en función de las necesidades y aspiraciones de sus profesionales.

El informe también revela que el 80 % de los encuestados reconoce la importancia que tendrá en el futuro el trabajo en equipo y colaborativo. Sin embargo, el 50 % no tiene en marcha programas para hacer un mejor uso del talento entre los distintos países donde están presentes sus empresas.

Además, el 72 % de las empresas aspira a un mejor diseño del lugar de trabajo, ya que, según el informe, los empleados necesitan un entorno adecuado en el que desarrollar su labor y mejorar su rendimiento.

Por otra parte, el 55 % de las compañías falla a la hora de confiar en sus empleados y darles una autonomía real en sus puestos de trabajo.

Por último, el 63 % de los encuestados afirma conocer la importancia de utilizar la innovación de una manera abierta y del crowdsourcing para generar ideas, pero solo el 42 % está llevando cabo algún tipo de acción para conseguirlo en el futuro.

El trabajo del futuro y las 10 capacidades que demandará a las empresas

Estas son las diez capacidades de “riesgo” identificadas por PwC que deben tener las empresas en los próximos años:

1. Decisiones basadas en datos. Usar el análisis de grandes cantidades de datos para la toma de decisiones de RRHH.

2. Falta de capacidades. Utilizar el análisis de datos para predecir y monitorizar la falta de capacidades en las empresas.

3. Eliminar sesgos. Usar las técnicas de análisis de datos para contratar y retribuir de forma más objetiva.

4. Dirección de RRHH Techie. Los responsables de RRHH conocen muy bien el contexto tecnológico.

5. Talento flexible. Capacidad para atraer talento flexible cuando sea necesario.

6. Gestionar bien las cargas de trabajo. Para que los empleados disfruten todas las vacaciones sin problema y descansen de las presiones del trabajo al finalizar su jornada y durante los fines de semana.

7. Planificación avanzada de los empleados. Uso de herramientas sofisticadas de planificación y predicción.

8. Planes de carrera modernos. Que se preocupen de las necesidades de los empleados y de sus aspiraciones.

9. Adaptabilidad. Las prácticas y procesos de gestión de talento están diseñados para impulsar la adaptabilidad de los empleados.

10. Ecosistema y espacios de trabajo. Diseñados para impulsar el bienestar de los empleados.

SPEC