Líderes en la época del teletrabajo: qué habilidades necesitan

En una sociedad en la que todo va extremadamente rápido, es vital que las personas sintamos suelo firme bajo nuestros pies.

En el ámbito laboral es muy necesaria la sensación de pertenencia a grupo. Si, además, las tareas se realizan en teletrabajo, la necesidad de una persona que gestione el equipo, con equilibrio y motivación, se vuelve imprescindible.

Mindgram, plataforma europea B2B que ofrece apoyo integral a los empleados en el ámbito del bienestar, ha detallado algunos de los rasgos personales y profesionales de estos líderes que más benefician a los equipos que trabajan en remoto.

Según Mindgram, así eres si diriges con eficiencia a un equipo que teletrabaja:

Transmites pasión. Consigues contagiar a tu entorno de tu entusiasmo y sabes inspirar al grupo.

Reconoces la valía. No solo encuentras los puntos fuertes, individuales y colectivos, sino que les compartes tu orgullo y reconoces su labor.

Eres una persona íntegra y honesta. Eres el espejo en el que tu equipo debe mirarse cuando han de tomar ciertas decisiones.

Sabes comunicar tus ideas de forma clara y sencilla. Todos los miembros de tu grupo saben cuál es su trabajo y qué se espera de ellos.

Desempeñas tus tareas con solvencia y efectividad. La procrastinación no cabe en tu agenda y sabes organizarte para cumplir los plazos pactados.

Refuerzas las relaciones interpersonales en tu grupo. Conoces el potencial de un equipo unido y motivado y te preocupas sinceramente por las vidas y circunstancias de sus componentes.

Implementas soluciones creativas aportadas por tu equipo. Puede que no seas una persona creativa, pero sabes reconocer el talento y aprovecharlo en beneficio de todos.

Apoyas y promocionas el crecimiento interno. Porque si un miembro del equipo crece, todos crecen con esa persona; personal o profesionalmente, es reconfortante ver a tus compañeros hacerse grandes y seguir sintiéndose parte de tu equipo.

Practicas la escucha activa. Es uno de tus hábitos a la hora de resolver asuntos cotidianos; en ocasiones las decisiones no se toman en una sala de juntas, simplemente se resuelven en una charla distendida en una pausa de café.

No te atrapa el inmovilismo. Decides por el bien común; tu equipo espera de ti sabiduría y justicia en tu toma de decisiones. Un líder arbitrario y caprichoso no cuenta con el respeto de su equipo.

Te adaptas a los cambios con rapidez y determinación. A veces las circunstancias varían, ¿quién esperaba una pandemia? Asumes que las decisiones han de tomarse conforme se suceden los hechos, aun a riesgo de equivocarse.

Tienes visión objetiva y capacidad de análisis. Una mente fría y sosegada es una estupenda herramienta a la hora de valorar una situación en la que hay que actuar.

Te orientas a los resultados con perseverancia y estrategia. Cuando conoces la meta y has trazado una ruta para llegar a ella, consigues no salirte del recorrido.

Sabes negociar manteniendo el foco en el objetivo a cumplir. Porque los puntos de vista evolucionan, las personas crecen y las circunstancias cambian, sabes negociar adaptando y optimizando los recursos que tu equipo necesita para seguir creciendo.

Conoces tus límites, y sabes que pedir ayuda no es una debilidad. No puedes ser especialista en todas las áreas: si la situación amenaza con descontrolarse, pide una intervención profesional.

Para ayudarte a liderar eficazmente equipos de trabajo en remoto, Mindgram te facilita la solución y el apoyo que necesitas a través de profesionales, psicólogos y terapeutas con dilatada experiencia en salud mental laboral y en resolución de conflictos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.