Imagen de la noticia

Redacción. El mundo laboral, tal como lo conocemos, está cambiando. Las nuevas tecnologías nos permiten trabajar desde cualquier lugar, dando la estocada final al horario de oficina de toda la vida. De hecho, en Reino Unido solo un 6 % de los trabajadores siguen este tipo de horario.

La flexibilidad en la jornada laboral es, para el trabajador de hoy, una prioridad clave, puesto que permite equilibrar con éxito la vida personal y laboral.

Un estudio de Sage, empresa especialista en soluciones de gestión en la nube, realizado sobre una muestra de 3.500 personas, pone de relieve que más del 80 % de los encuestados concedió una gran importancia y valor a poder trabajar de forma flexible y remota.

Un buen equilibrio entre vida laboral y personal cobra cada vez más importancia, ya sea para atender las necesidades familiares, responder a obligaciones personales o librarse al fin de las horas punta. Está claro que darle al empleado un mayor control de su horario de trabajo es bueno para el trabajador, y bueno para el negocio.

Tras analizar las principales conclusiones del estudio, Sage expone las siete razones por las que los directivos de hoy deberían abrirse a los beneficios del trabajo flexible:

1. El mundo laboral ya no es el que era. La delgada línea entre lo laboral y lo personal es mucho más difusa que hace solo un par de años. Actualmente son bastante frecuentes, por ejemplo, las reuniones virtuales, la posibilidad de trabajar desde casa o, incluso, la opción a tener un par de ‘días de sofá’ al año.

Además, las responsabilidades laborales actuales son, en gran medida, interfuncionales, por lo que el trabajador se ve obligado a contactar con un mayor rango de personas de distintas partes del mundo y husos horarios.

Como resultado, las restricciones sobre cómo, dónde y cuándo se trabaja tienen que ponerse al día de este cambio cultural. Que el mundo laboral de hoy ya no es el que era es una realidad que las empresas deben afrontar, asumiendo que quieran motivar de verdad a sus empleados.

2. La batalla por el talento. A medida que los profesionales más cualificados son los más difíciles de atraer y retener, muchos sectores se encuentran con significativas faltas de cualidades y talento. Como resultado, los profesionales más solicitados son mucho más selectivos.

Uno de los factores clave para ellos es la flexibilidad. Un estudio reciente, por ejemplo, demuestra que el 54 % de los encuestados estarían dispuestos a mudarse de ciudad si en su nuevo puesto de trabajo ganaran flexibilidad.

Una empresa que ofrezca un trabajo flexible atraerá, por tanto, el mejor talento, y tendrá más posibilidades de retenerlo. En el actual panorama ultra competitivo laboral, esa flexibilidad puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

3. El trabajo flexible dispara la productividad. La productividad laboral se ha convertido en un problema global. El estudio de Sage demuestra que el tiempo verdaderamente productivo de los trabajadores en la oficina es ligeramente inferior a 30 horas, de media, a la semana. Esto significa que el resto del tiempo están presentes en la oficina, pero no trabajando.
Es más, la mayoría de los trabajadores con una jornada de 40 horas semanales opina que es productivo solo 3,75 días de los 5 de la semana.

Revolucionar la productividad de forma innovadora, como dar al empleado la libertad de trabajar como mejor le convenga, puede ayudar mucho a eliminar la falta de productividad e impulsar a las empresas a sacar el máximo partido a sus equipos.

4. El trabajo flexible da más poder al empleado y demuestra más confianza. El estudio de SAGE revela que para el 66 % de los trabajadores, ser valorados y aceptados es uno de los aspectos más importantes del día a día en su puesto de trabajo, y, para buena parte de ellos, esa valoración y aceptación es mucho más importante que otro tipo de beneficios, como la comida gratis o las zonas de juegos.

Dar a los empleados la libertad de trabajar a su manera demuestra que son valorados y se confía en ellos como miembros del equipo. Además, les impulsa a dar lo mejor de sí mismos y ser tan productivos como puedan.

5. Mejora el bienestar del trabajador. La salud y el bienestar del empleado se han convertido en una prioridad para las empresas, además de ser un factor vital para el propio trabajador.

Más de un tercio de los trabajadores encuestados opinan que los equipos de RRHH podrían hacer más por mejorar el bienestar en el puesto de trabajo, impulsando iniciativas como proporcionar fruta gratis u ofrecer pases de gimnasio subvencionados.

El trabajo flexible puede ayudar, por ejemplo, a reducir el estrés -adiós para siempre a las aglomeraciones en la estación de tren-, algo que debería estar en el punto de mira de todas las compañías.

6. Los empleados exigen flexibilidad. Una de las razones principales para que una empresa adopte el trabajo flexible es bastante simple: es lo que piden los empleados. Según Fuze, casi la mitad de los trabajadores de todas las generaciones desearían una mayor movilidad en el trabajo, llegando a cotas del 70 % para empleados de entre 16 y 44 años.

El empleado quiere poder ir a buscar a sus hijos al colegio, empezar y acabar pronto si tienen una reunión internacional a primera hora, o acudir a una cita médica sin sentir ningún tipo de remordimiento.

7. La tecnología cambia cada día. Este es seguramente el argumento más directo a favor del trabajo remoto: ya no es necesario estar en la oficina para poder llevar a cabo tu trabajo. Hoy, la mayoría de los trabajadores tienen acceso a todas las herramientas que necesitan en sus smartphones y tablets, lo que significa que pueden trabajar cómodamente desde cualquier lugar, ya sea una cafetería entre reunión y reunión, el hogar o cualquier sitio en el que puedan trabajar sin distracciones.

La tecnología cloud, por ejemplo, da al empleado acceso externo seguro a todos sus documentos, mientras que las herramientas de colaboración y comunicación dan la posibilidad a los equipos de trabajar conjuntamente desde cualquier parte del planeta.

“Permitir trabajar de forma flexible debería ser una prioridad para todas las empresas. Desde ayudar a retener el talento, a crear un ambiente de trabajo positivo, algo muy importante para el 92 % de la fuerza laboral, los beneficios a corto y largo plazo son incalculables”, afirma Paul Burrin, vicepresidente de Sage People.

“Y, lo que es más importante, dar flexibilidad al empleado tiene como resultado una plantilla más feliz, más comprometida y más productiva, factores que ningún negocio puede permitirse ignorar en esta era de cambio continuo y competición creciente”, añade Burrin.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.