Imagen de la noticia

Redacción. Los analistas financieros pueden ayudar a las empresas a invertir más eficientemente en innovación y así producir un mayor número de patentes y de mejor calidad.

Así lo pone de relieve un estudio realizado por investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), en el que se analiza el papel de los analistas financieros en las decisiones de financiación de la innovación en las empresas.

El papel de los analistas financieros es proporcionar información a los mercados sobre las actividades de las empresas, tanto redactando informes como haciendo predicciones sobre los beneficios futuros de las mismas.

Sus informes proporcionan datos sobre las actividades de las empresas y, por lo tanto, reducen las asimetrías de información entre los gerentes y el público. Por un lado, al aportar una mayor información a los mercados, se disminuyen los riesgos de tomar decisiones empresariales erróneas a la hora de invertir, lo que puede incentivar a los empresarios a apoyar mejores proyectos de innovación.

Por otro lado, los analistas financieros también ejercen cierta presión sobre los gerentes de las empresas como consecuencia de la publicación de sus predicciones sobre los beneficios futuros por acción. Eso ocurre porque los mercados reaccionan de manera negativa si las empresas no alcanzan los objetivos de beneficios por acción establecidos por los analistas. Por eso, los gerentes tienden a recortar el gasto en I+D cuando temen no poder alcanzar dichos objetivos ya que recortando gastos sube automáticamente el beneficio por acción.

Según Anna Toldrà-Simats, del departamento de Economía de la Empresa de la UC3M y una de las autoras del estudio, “existe una tensión porque los analistas financieros tienen un efecto positivo y otro negativo sobre la innovación. Y lo interesante de nuestra investigación es que permite determinar cuál de los dos efectos pesa más. Parece que el efecto positivo domina el efecto negativo y, por tanto, los analistas tienen un efecto total que es positivo sobre la innovación”.

En el artículo, publicado recientemente en el Journal of Financial Economics, han comprobado que los analistas financieros ejercen un efecto positivo sobre la innovación, al reducir las asimetrías de información entre las empresas y los mercados.

“El efecto positivo parece dominar el efecto negativo causado por la presión para alcanzar los objetivos de beneficios por acción estimados”, precisa Toldrà-Simats.

“Hemos encontrado que las empresas que cuentan con más analistas financieros tienen más tendencia a adquirir otras empresas dedicadas a la innovación, a realizar inversiones en capital riesgo corporativo y a reducir los gastos en I+D interno con poca aportación, lo cual da lugar a una asignación de los recursos en I+D más eficaz”, añade otra de las autoras del estudio, Bing Guo, profesora de Contabilidad en el departamento de Economía de la Empresa de la UC3M.

Para otro de los autores, David Pérez Castrillo, profesor del departamento de Economía y de Historia Económica de la UAB, “el trabajo sugiere que el seguimiento de los analistas financieros lleva a las empresas a externalizar sus actividades de innovación, para hacerlas más visibles. Como ocurre con otras decisiones empresariales, un cierto grado de supervisión lleva a las empresas a tomar decisiones más eficientes, también en términos de innovación”.

El estudio concluye que apoyar el trabajo de los analistas financieros da lugar a una mejor asignación de los recursos de I+D de las empresas, a un aumento del número de patentes y a una mejora de la calidad de las mismas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.