Imagen de la noticia

Redacción. El 96% de los inversores reconoce que las cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) desempeñan un papel fundamental a la hora de decidir dónde invertir.

Así se desprende del estudio Does your nonfinancial reporting tell your value creation story?, elaborado por la firma de servicios profesionales EY en 2018, en el que se pone de manifiesto que la información no financiera de las empresas juega, cada vez más, un importante rol en la toma de decisiones de los inversores institucionales.

Tanto es así que, en la encuesta de EY correspondiente a 2017el porcentaje de inversores que tenían en cuenta las cuestiones ESG se situó en el 68 %, un 28 % menos que en la actualidad.

“Para los inversores institucionales, el valor de sus carteras está relacionado con la utilización de criterios sociales, ambientales y de gobierno corporativo en sus decisiones de inversión. Las organizaciones deberían, por tanto, analizar el impacto de estos factores -sociales, ambientales y de gobierno corporativo-, cuantificar y reportar los resultados, medir y comunicar el valor a largo plazo, así como reportar de forma más comprensiva todos los riesgos asociados”, afirma Alberto Castilla, Socio de Gobierno y Responsabilidad Corporativa en EY.

Los principales factores ESG que los inversores tienen en cuenta cuando van a invertir tienen que ver con los riesgos asociados al gobierno corporativo, la cadena de suministro, los derechos humanos y el cambio climático.

De hecho, el 63 % de los consultados asegura que si detectase riesgos de gobierno corporativo o un historial de malas prácticas en esta materia sería clave para descartar directamente una inversión (porcentaje que en 2017 fue del 38 %).

En el caso de riesgos en la cadena de suministro de los ESG, el porcentaje de encuestados que afirma que rechazaría la inversión sería del 52 % (15 % en 2017), así como el 49 % en lo relativo a unas malas prácticas en derechos humanos (32 % de 2017); y en el caso de los riesgos de cambio climático, el 48 % (8% un año antes).

La encuesta revela, además, que los inversores consideran que los factores ESG pueden mitigar riesgos, puesto que el 89 % afirma que la información no financiera es algo más valiosa (80 % considera que es algo más valiosa y el 9 %, muy valiosa) cuando tienen que tomar decisiones en un momento de desaceleración.

Por todo ello, el porcentaje de inversores que evalúa la información no financiera (ya sea de manera informal o metódica) que publican las empresas en las que están interesados ha aumentado casi un 20 % en el último año, hasta el actual 97 %.

Estándares para el reporting ESG

El estudio de EY también revela que el 59 % de los entrevistados cree que contar con estándares para la información no financiera sería muy beneficioso, lo que supone un 26 % más que en la encuesta anterior.

No obstante, aunque los inversores requieren una mayor cantidad y calidad de la información ESG, la mayor parte de ellos señala que el informe integrado y el informe anual son las dos principales fuentes de información no financiera de las que disponen.

En concreto, el 88 % de los inversores considera muy útiles los informes integrados, y un 6 % los considera esenciales, mientras que en el caso del informe anual los porcentajes se sitúan en el 82 % y el 12%, respectivamente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.