Imagen de la noticia

Conforme el panorama laboral continúa evolucionando, cuando pienso en lo que está ocurriendo, hay algo que siempre me viene a la mente: en el lugar de trabajo, la voz del individuo está cobrando cada vez más fuerza, quizá debido a la mayor interrelación que existe entre nuestra vida laboral y personal, y al entorno en el que nos movemos.

Las personas son el recurso más valioso de una empresa y, en un mercado de talento rígido, las organizaciones son aún más responsables de crear una cultura en la que los trabajadores puedan tener experiencias significativas y hacer que saquen lo mejor de sí mismos en el trabajo.

Los líderes empresariales de todo el mundo, especialmente los directores de RRHH (CHRO), ya son conscientes de por qué esto es tan importante: es mejor para todos los empleados y también para el negocio.

Una experiencia positiva de los empleados puede aumentar su nivel de confianza, lo que se traduce en una mejora del rendimiento y retención. Esto, a su vez, impacta en la experiencia del cliente y ayuda a aumentar los resultados de la empresa.

Enfocarse en algunas áreas en particular, incluyendo la diversidad, la digitalización y una cultura centrada en los empleados, puede ayudar a conectar con los trabajadores mientras sus necesidades continúan cambiando.

Diversidad significa diferencia

En Workday siempre hemos puesto el foco en la diversidad, pero, teniendo en cuenta que los problemas sociales se mantienen como uno de los mayores temas de interés en el mundo, hemos estado reexaminando y ampliando lo que significa para nosotros este término. En nuestra opinión, diversidad realmente significa diferencia.

A nuestra forma de entender, la diversidad es una combinación de los atributos únicos que tenemos cada uno, incluidas las diferencias en nuestro entorno, perspectivas, razas, géneros, orientación sexual, capacidad física, nacionalidad, ubicación, función y mucho más.

En resumen, nos esforzamos por ver la diversidad desde una perspectiva mucho más amplia para entender el concepto y actuar en consecuencia.

El imperativo de la digitalización

Los cambios en la naturaleza del trabajo, las nuevas tecnologías y las necesidades de las nuevas generaciones están impulsando la digitalización de los recursos humanos, una tendencia a la que las organizaciones se deben sumar para crear hábitos modernos en la gestión de personas.

Estos cambios, a menudo, traen incertidumbre, pero este es un momento increíblemente emocionante para trabajar en Recursos Humanos. Quienes forman este departamento pueden orientar a las compañías para afrontar estos cambios, ayudándolas a determinar qué automatizar para poder priorizar las muchas tareas que son exclusivamente humanas y liberar tiempo para que los equipos las aborden con más y mejor éxito, como puede ser dar con el enfoque más adecuado para una estrategia en particular.

La gente va primero

Según un estudio de Accenture, “los paralelismos entre una experiencia de cliente superior y la experiencia de los empleados son sorprendentes. Así, mientras una experiencia optimizada del cliente genera lealtad y ventas adicionales, en el caso de los empleados, esta atrae talento y aumenta el compromiso, la productividad y la retención. Esto, a su vez, mejora directamente el rendimiento financiero de una empresa”. Dicho de forma más simple, los empleados felices generan clientes felices, por lo que el personal debe ser lo primero.

Los empleados y los colaboradores individuales son los que están en la primera línea haciendo el trabajo, por lo que merecen tener grandes líderes. Las empresas deben invertir en esos líderes a través de programas de formación durante todo el año. No se puede esperar que un equipo de servicio al cliente sepa cómo manejar los desafíos de los consumidores sin capacitación.

De manera similar, las oportunidades de formación son inversiones en las personas, quienes merecen tener alguien que les respalde y les ayude a desarrollar sus habilidades.

El coeficiente de la felicidad

Existe otro beneficio más de tener empleados felices: la felicidad es importante para la productividad. Durante años, las investigaciones nos han dicho que cuanto más felices son los equipos y están más satisfechos, son más productivos.

Y así como el feedback de los clientes contribuye a encontrar un mejor enfoque para las características y mejoras de un nuevo producto, el de los empleados ayuda a estructurar los programas y las experiencias de las personas para favorecer la generación de un sentimiento positivo entre ellas.

Pero lo más importante es que crear experiencias significativas para los empleados no solo es lo correcto debido a su valor comercial, es lo correcto porque es simplemente eso, lo que se debe hacer.


Javier Moreira

Javier Moreira

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.