Imagen de la noticia

Redacción. El trabajo deslocalizado es la mejor opción para combatir la expansión del coronavirus (Covid-19) con un mínimo impacto en la actividad de las empresas.

Así lo aseguran desde la compañía global de innovación Opinno, según la cual, en un mundo globalizado e interconectado, una crisis como la del Covid-19 puede afectar a las empresas en múltiples ámbitos: negociaciones paralizadas, eventos y reuniones suspendidos, viajes de negocios cancelados, cambio forzado del lugar de trabajo y muchas otras situaciones que pueden afectar directamente al flujo habitual de trabajo.

Empresas como Chevron, Microsoft y Twitter han sido pioneras en la adopción del trabajo deslocalizado frente a este nuevo escenario. En España, Prosegur, Vodafone y cada vez más empresas han decidido implantar el trabajo deslocalizado de forma indefinida como principal respuesta.

“En situaciones como la que estamos viviendo actualmente, una de las metas más importantes es proteger y asegurar el bienestar de todo el equipo, sus familiares y clientes mediante el uso de metodologías ágiles, las cuales tienen la capacidad de hacer sumamente eficaces a equipos remotos, ganando productividad con el concepto de trabajo deslocalizado”, señala Pedro Moneo, fundador y CEO de Opinno.

Para Opinno, las empresas mejor preparadas para el teletrabajo son las que tienen un protocolo proprio, han formado a sus equipos y tienen coaches especializados para ayudar los equipos a teletrabajar

La oportunidad de adoptar un nuevo modelo de trabajo deslocalizado permite imaginar, en un futuro no muy lejano, empresas en las que no sea necesario el trabajo centralizado en grandes oficinas y sea posible optar por una red de trabajadores globales e interconectados.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en España tan solo un 27 % de las empresas contemplan esta modalidad de trabajo, y eso a pesar de que, según Opinno, “ofrece beneficios de reducción de costes, permite una mayor flexibilidad de la plantilla, aumenta la productividad, facilita la conciliación laboral y reduce el absentismo y el estrés de los trabajadores".

La clave para afrontar con éxito el trabajo deslocalizado se encuentra en asegurar que los equipos sigan aportando valor a la organización de forma recurrente e iterativa, lo que exige que los objetivos estén correctamente marcados, los roles bien definidos, las tareas bien distribuidas y que se disponga de las herramientas adecuadas.

“La implementación de un trabajo deslocalizado basado en metodologías de trabajo ágiles, con el uso adecuado de las herramientas correctas, es la mejor alternativa para mantener la productividad y eficiencia de los equipos de trabajo ante situaciones que limitan la presencia física entre compañeros”, concluyen desde Opinno.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.