Imagen de la noticia

Redacción. La crisis del coronavirus podría costarle a España el 3.9 % del PIB, en un escenario leve, pero si las medidas actuales de confinamiento y crisis se extienden durante tres meses, el PIB puede caer hasta un 6 % puntos, y si van hasta el verano, casi un 10 %.

Esta es una de las conclusiones del informe presentado hoy por Nuno Fernandes, profesor de Finanzas de IESE Business School.

El informe, que proporciona también nuevas previsiones sobre cómo el Covid-19 afectará a la economía mundial, indica, además, que el crecimiento del PIB de España para 2020 disminuirá un 2.1 %. Cuanto más duran las crisis, peores son las consecuencias económicas.

Una crisis única

Si bien las estimaciones anteriores se basaban en comparaciones históricas con el SARS y la crisis financiera de 2008-2009, el informe muestra por qué no son posibles las comparaciones simples, y, en su lugar, utiliza un nuevo modelo para calcular los efectos económicos entre las industrias y los países. A la luz de los hallazgos del informe, una "recesión global es casi inevitable", asegura Fernandes.

A diferencia de crisis anteriores, Fernandes señala que "en esta ocasión nos estamos enfrentando a una caída combinada de oferta y demanda" agravada por una variedad de factores, como la naturaleza global de la economía mundial hoy y por el papel clave que juega China, donde se inició el brote.

La pandemia mundial también ha llegado en un momento en que los tipos de interés iniciales son bajos y las herramientas económicas para combatir la crisis son limitadas.

"Los bancos centrales agotaron su poder de fuego durante los buenos tiempos. Casi no hay espacio para que el estímulo monetario pueda ayudar a mantener los riesgos que se avecinan", advierte el profesor de Finanzas de IESE.

Teniendo en cuenta este contexto, el informe analiza cómo se percibe el impacto económico del brote de coronavirus en diferentes industrias y países. Y concluye, entre otros, que los costes económicos de la crisis afectarán a algunos sectores más que a otros. Las economías orientadas al sector servicios se verán afectadas muy negativamente y tendrán más empleos en riesgo.

Países como Grecia, Portugal y España, que dependen más del turismo (+15 % del PIB), se verán más afectados por esta crisis, y los países cuya economía depende más de las exportaciones sufrirán especialmente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.