Imagen de la noticia

Redacción. Mercer, especialista en asesoramiento y soluciones tecnológicas que ayudan a las organizaciones a mejorar la salud, el bienestar y el rendimiento de su fuerza laboral, ha publicado un análisis sobre las consecuencias del Covid-19 a corto, medio y largo plazo en las empresas y sus empleados para estimar su incidencia en pensiones e inversiones y plantear acciones de respuesta.

Basándose en tres posibles escenarios según la duración del parón económico/productivo, Mercer recomienda enfoques en cada situación para amortiguar las caídas.

El primer caso contempla una duración de la crisis de dos meses, con un modelo de recuperación en V, lo que supondría un tropiezo en el curso económico anual y permitiría una vuelta rápida a las actividades.

Un segundo caso plantea una crisis extendida hasta los seis meses, con un modelo de recuperación en U, provocando una recesión que impediría el crecimiento anual previsto.

El tercer y más grave escenario supondría una crisis de año o año y medio, lo que provocaría una profunda recesión global con una recuperación en forma de L por la paralización de la economía.

Las empresas han visto caer sus ingresos o, bien, han tenido que parar su producción, por lo que se han visto obligada a adoptar medidas urgentes como ERTEs, cierres temporales o cambios de actividad productiva. Esto supone severos desajustes de plantilla y pérdida de oportunidades de negocio, así como una reducción de ingresos para sus empleados y una caída del ahorro individual.

La falta de ingresos por ambas partes está provocando una reducción de las aportaciones a los planes de pensiones y, en consecuencia, la pérdida de rentabilidad de los fondos.

De extenderse la crisis, percibiremos una importante reducción del gasto en consumo y una dramática caída de las cotizaciones a la Seguridad Social, factores que inciden de forma directa en el estado de las pensiones.

Por todo esto, las empresas necesitarán hacer un análisis pormenorizado de sus plantillas y aplicar medidas que contribuyan a optimizar el nivel de ingresos de sus empleados a través de nuevas políticas de retribución flexible.

Así mismo, poder adoptar acciones que les permitan recuperar los sobre aseguramientos en determinados colectivos de pensionistas y tratar de minimizar la pérdida del activo son acciones que pueden suponer una entrada de liquidez en las empresas.

De cara a reducir el impacto en sus inversiones, Mercer recomienda revisar las políticas de inversión e incrementar el riesgo de determinados activos para mejorar las rentabilidades e incorporar nuevos activos alternativos líquidos que eliminen la volatilidad.

Mercer asegura que esta crisis sanitaria “supondrá un antes y un después en la sociedad. La vuelta al día a día se deberá hacer de forma programada y organizada y seguro que incorporará nuevos modelos de trabajo, valores, compromiso entre empresas y empleados, y la consecución de nuevos hábitos utilizados como consecuencia del confinamiento”.

“La resiliencia es un valor fundamental, y se ha demostrado que la capacidad de adaptación, la incorporación de nuevas formas de ejecución para el desarrollo de las actividades, la aceptación de la situación y la responsabilidad de cumplir con las normas establecidas ha sido generalizada en la mayoría de las empresas, familias, hospitales, comercios e individuos”, concluyen desde Mercer.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.