Imagen de la noticia

Redacción. Atos, multinacional especializada en transformación digital, ha anticipado cómo será el mundo después de la crisis del Covid-19 en un informe publicado por los expertos de su comunidad científica, una red global compuesta por 160 de los mejores científicos, ingenieros y pensadores avanzados.

Sus predicciones no solo detallan las posibles implicaciones y oportunidades para cada industria, sino que también exploran las implicaciones transversales de las tecnologías que tienen el potencial de transformar tanto las empresas como la sociedad.

Según esta comunidad científica, la pandemia no solo ha cambiado la forma en que trabajamos, consumimos e interactuamos con otros, sino que ya está teniendo importantes repercusiones económicas para las personas, las empresas y las naciones. Aunque los expertos coinciden en que una recesión es inminente, señalan en su informe que todavía es posible influir en el futuro de manera positiva.

"Es probable que el brote actual de virus sea el primero de varias oleadas. Por lo tanto, a pesar de las extraordinarias medidas monetarias y fiscales anunciadas, no esperamos que al declive actual le siga una recuperación rápida y sostenida. Esperamos una 'nueva normalidad', no una "vuelta a la normalidad", pero es una con amplio margen para oportunidades y cambios", explican los autores del informe, José Esteban y John Hall, miembros de la comunidad científica de Atos, y Hubert Tardieu, asesor del CEO de Atos.

De acciones inmediatas a acciones transformadoras

El brote de Covid-19 y las medidas de bloqueo posteriores han allanado el camino para la aceleración de la transformación digital a medida que las empresas cambian las operaciones para hacer frente a los cierres de oficinas, movilidad restringida y la interrupción de suministros.

Los expertos de Atos advierten de que la respuesta colectiva no debe centrarse únicamente en acciones inmediatas, sino también en acciones transformadoras. El informe proporciona algunas pistas sobre cómo podría ser esta "nueva normalidad".

La crisis ha hecho evidente que, en muchas organizaciones, la digitalización o la continuidad del negocio no eran lo suficientemente maduras. Sin embargo, la perspectiva de una parálisis económica a largo plazo llevará a las organizaciones a priorizar las inversiones en resiliencia a largo plazo sobre las necesidades operativas diarias.

Que fábricas de automóviles o aspiradoras fabricaran respiradores ha puesto de relieve la importancia de la adaptabilidad y de tener un sólido plan de continuidad del negocio para sobrevivir a la crisis.

En la era digital, estos elementos dependen de la capacidad de una organización para monetizar sus datos, adoptar procesos flexibles y practicar la automatización de alto nivel gracias al aprendizaje automático y la inteligencia artificial, y no solo a la robótica. Esta búsqueda de adaptabilidad también acelerará los esfuerzos para migrar a la nube, y en particular a la nube híbrida más flexible.

Las tendencias básicas, como el teletrabajo, continuarán. En cuanto a los requisitos de seguridad y protección que ya eran clave, seguirán ganando importancia y tendrán un impacto en el desarrollo sostenible, la descarbonización, la ciberseguridad o, incluso, la cadena logística, fomentando la implementación de la trazabilidad por diseño.

Desde Atos concluyen que “la pandemia de Covid-19 es nuestro presente, no nuestro futuro. Las empresas tienen la oportunidad de forjar el futuro, reconsiderando su propósito y estrategia para centrarse tanto en la eficacia como en la eficiencia”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.