La evolución de las competencias digitales: di hola al trabajo híbrido

Ha pasado un año desde que los confinamientos, la educación online y el teletrabajo empezaron a formar parte de nuestra vida de manera masiva. Si bien, en marzo de 2020, la atención estaba centrada en combatir el virus, mantener la seguridad y hacer lo que pudiéramos para pasar las siguientes semanas y meses, el debate ha cambiado.

¿Qué sucederá después de que la pandemia esté controlada y nos hayan vacunado? ¿Podremos volver a la vida anterior a la covid-19 o incorporaremos lo aprendido a la nueva realidad? ¿Qué incidencia tendrá todo esto en nuestra vida laboral?

En julio de 2020, Gartner aseguró que el 82 % de los directivos tenían la intención de mantener el teletrabajo, al menos a tiempo parcial, cuando la presencialidad fuera posible. Lo cierto es que muchos de los ingredientes que ayudaron a las empresas a sobrevivir en 2020 han sentado las bases de este modelo de trabajo híbrido en el que los empleados pueden trabajar tanto en la oficina como de forma remota para ser competitivos, desde tener la infraestructura técnica hasta la información basada en datos que les dio a los equipos de liderazgo la confianza necesaria para adaptar estas políticas con agilidad.

Esta aceptación de que el trabajo remoto se convierta en "la norma" pone de relieve cómo la pandemia ha acelerado un cambio de mentalidad. Como afirmó McKinsey, "el virus ha derribado las barreras culturales y tecnológicas que impedían el teletrabajo en el pasado, poniendo en marcha un cambio estructural sobre el lugar en el que se realiza el trabajo, al menos para algunas personas".

No obstante, existe el peligro de que las empresas piensen que ya está todo solucionado: como los empleados fueron capaces de adaptarse al trabajo en remoto con relativa rapidez, todos los problemas tecnológicos y culturales estarían ya resueltos. Sin embargo, esta mentalidad pasa por alto cómo, para muchos, esto solo fue una forma de salir del paso.

“Muchos de los ingredientes que ayudaron a las empresas a sobrevivir en 2020 han sentado las bases de este modelo de trabajo híbrido”

La evolución de un trabajo cien por cien en la oficina a un equilibrio equitativo entre remoto y presencial implica un cambio. De personas que usan la tecnología a personas empoderadas por la misma, así como de ubicaciones. Es precisamente este cambio en el que tienen que empezar a pensar los empleadores, si es que aún no lo han hecho.

Priorizar la colaboración para evitar silos de datos

Lo que se necesita dependerá de la empresa, de la industria en la que operan y del papel de los propios empleados. Dicho esto, habrá algunas consecuencias, aprovechando las experiencias de 2020: la capacidad de comunicarse, colaborar y crear dentro de equipos que podrían no estar en la misma sala, y la capacidad de acceder y digerir información para tomar decisiones informadas sin discusiones prolongadas, reuniones y puestas al día informales ad hoc.

Concentrarse en la alfabetización de datos para empoderar a los empleados

Pero hay otro elemento necesario: la alfabetización de datos. Según un estudio prepandémico de Accenture y Qlik, el 75 % de los responsables de la toma de decisiones de nivel C creían que todos o la mayoría de sus empleados podían trabajar de manera competente con datos, pero solo el 21 % de los trabajadores aseguraron sentirse confiados en sus habilidades de alfabetización de datos.

La alfabetización de datos democratiza el acceso a la información y es una pieza vital para conectar el potencial de los datos con la habilitación de trabajadores dispersos; sin ella, la productividad de los empleados se verá limitada únicamente a cuando tengan acceso a equipos especializados, o, incluso, cuando esos equipos estén disponibles para reunirse. Y lo que es más importante, socavará la eficacia y la competitividad del negocio.

A medida que las tecnologías de datos y análisis evolucionan constantemente, los empleados también deben mejorar sus habilidades. Por lo tanto, los líderes deben asegurarse de que la capacitación en alfabetización de datos se adapte tanto al aprendizaje en la oficina como en remoto, y de que sea una parte central de la estrategia de datos de su organización.

“Hola” al trabajo híbrido

Es probable que nuestra nueva forma de trabajar sea una combinación de lo que los empleadores consideran que es lo mejor del trabajo en la oficina, integrando los beneficios de contar con una plantilla de empleados empoderada para trabajar desde cualquier lugar.

Para hacer esto con éxito, los directivos deben continuar construyendo las bases digitales establecidas en 2020.

Cerrando los silos de datos y mejorando las habilidades de sus empleados en alfabetización de datos, fomentarán entre los trabajadores, tanto en equipos físicos como digitales, una cultura de toma de decisiones basada en datos.

Es hora de prepararse para el trabajo híbrido, que ha llegado para quedarse.

Rafael Quintana

Rafael Quintana
Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.