La mitad de las multinacionales europeas contempla incorporar criterios ESG a los incentivos de sus empleados

Redacción. El 51 % de las multinacionales de la Unión Europea y Reino Unido incorporan o van a incorporar a corto plazo criterios ESG a los incentivos de sus trabajadores.

Así lo pone de relieve un estudio de la consultora Mercer sobre aspectos medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG) y su relación con los incentivos concedidos en 2021 por las empresas, en el que han participado más de un centenar de organizaciones.

Según el análisis de Mercer, menos del 30 % de las empresas disponen actualmente de métricas de este tipo en su bono anual, mientras un tercio tiene en cuenta estas medidas a la hora de fijar los niveles salariales.

A estas se suma un 26 % de organizaciones que dicen que ya tienen planes para incorporar estos criterios. También predominan los enfoques basados en establecer un salario digno o un salario mínimo global.

Existe, además, una minoría que también está centrando su atención en los planes de pensiones o la reorientación de las estrategias de inversión hacia aquellos fondos de pensiones que contemplan estas métricas ESG.

Las reducciones de CO2 y la sostenibilidad medioambiental ocupan el segundo y quinto puesto entre las métricas de los ESG más importantes para una organización.

“Las organizaciones deben considerar qué ámbitos son más importantes para su estrategia y sus propuestas de valor para inversores, clientes y empleados”, explica Mara do Campo, consultora sénior de Mercer.

“Algunos mercados, como Francia y Alemania, avanzan más rápido en la aplicación de los criterios ESG, ya que han priorizado estos parámetros en años recientes. Pero, en general, esperamos que la práctica se vuelva cada vez más generalizada en las economías occidentales”, añade Do Campo.

El informe analiza la extensión de los criterios de buen gobierno a aquellos stakeholders que se relacionan con las organizaciones: actualmente la mitad de las empresas encuestadas ya exige que los proveedores y contratistas apliquen códigos de conducta, salarios dignos o normas sobre seguridad, higiene y medio ambiente.

Muchas de las organizaciones que participaron en el estudio son grandes multinacionales globales que aplican políticas globales. De las 106 organizaciones que participaron, 39 tenían su sede en el Reino Unido y el resto en la Unión Europea.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.