La vigilancia remota de los teletrabajadores incrementa su rotación

Redacción. Un 72 % de empresas a nivel global han implementado o piensan implementar medidas de supervisión a los empleados con el objeto de analizar la productividad del personal a partir de la adopción de modelos de trabajo híbrido.

Así se desprende del estudio La oficina virtual: nuevas reglas para una nueva era de trabajo, realizado por Vanson Bourne para Vmware, el cual pone de relieve que el incremento en el rendimiento y la confianza de los empleados como consecuencia de las nuevas modalidades de trabajo híbrido podrían revertirse con la implementación de medidas de vigilancia remota.

Entre las medidas adoptadas por las empresas se encuentran la supervisión del correo electrónico (41 %), de la navegación por Internet (34 %) y de las herramientas de colaboración (41 %), la videovigilancia (22 %), el rastreo de la atención mediante cámaras web (24 %) y el software de registro de pulsación de teclas en el teclado (27 %).

Sin embargo, el 34 % de las empresas que han comenzado a supervisar a su personal de manera remota observan un "aumento" o un "aumento considerable" en la rotación de personal.

Evaluación de empleados más allá del presentismo

Los resultados del estudio indican que se debe alcanzar un punto de equilibrio en la búsqueda de nuevas formas de evaluar el rendimiento de los empleados que van más allá del presentismo.

Desde la perspectiva de los empleados, el 82 % reconoce que, tras la transición al trabajo distribuido, los empleadores se fijan más en el rendimiento y menos en indicadores convencionales como, por ejemplo, el tiempo que se pasa en la oficina.

Más aún, el 83 % de los empleados afirma que las tecnologías para el teletrabajo les permiten trabajar con mayor eficiencia que antes.

Por su parte, el 77 % de las empresas ha tenido que desarrollar nuevas formas de medir la productividad. Algunas han adoptado soluciones centradas en el rendimiento, como las reuniones periódicas con los directores para evaluar cargas de trabajo (49 %), el análisis de resultados y expectativas (53 %) o el empleo de programas innovadores para la gestión de proyectos (51 %).

Transparencia y cautela en la supervisión

Ahora que los empleados ya no están en la oficina, las empresas recurren a nuevas modalidades de vigilancia y evaluación de la productividad. Si bien el 64% de las empresas encuestadas reconoce que sus organizaciones han tenido que idear nuevas formas de medir la productividad como parte de la transición al trabajo híbrido, la transparencia sigue siendo fundamental.

El 28 % de los empleados afirma no saber si en su empresa han implementado sistemas de supervisión de dispositivos para evaluar su productividad.

"Observamos que, en todo el mundo, las empresas están adoptando modelos de trabajo híbrido, que no requieren que los empleados trabajen siempre desde la oficina. Al reemplazar el presentismo por herramientas de supervisión, las empresas deberían ser cautelosas. La supervisión y el rendimiento son dos cosas muy distintas", señala María José Talavera, directora general de VMware Iberia.

"Las herramientas para el espacio de trabajo digital permiten que las personas trabajen desde cualquier lugar. Según hemos observado, los empleados se sienten más valorados y perciben que sus empleadores confían más en ellos. La falta de transparencia y las mediciones cuantitativas furtivas suelen minar la lealtad de los empleados e impulsar a personas valiosas a buscar otros horizontes fuera de la empresa, en un mercado muy competitivo en el que abundan las oportunidades para los empleados con talento", concluye Talavera.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.