Cuatro de cada diez profesionales españoles no pueden elegir horario ni lugar de trabajo

Redacción. Cuatro de cada diez trabajadores españoles afirman no poder elegir su horario laboral, y casi la mitad dice no tener ni voz ni voto a la hora de determinar el lugar de trabajo.

Así lo pone de relieve un informe de SD Worx, proveedor europeo de servicios de gestión de nómina y RRHH, y Protime, proveedor de tecnología de registro de la jornada laboral y control de accesos, basado en una encuesta realizada por iVox entre febrero y marzo de 2022 a 5.495 profesionales de diez países europeos, incluyendo España, cuyo objetivo es identificar cómo gestionan su tiempo los profesionales y en qué aspectos se centran las empresas para resultar más atractivas.

Países Bajos es el país más flexible en materia de jornada laboral y lugar de trabajo, con un 50 % de trabajadores pudiendo elegir desde dónde trabajar y un 47 % también cuándo trabajar, muy por encima de la media europea, con un 39 % en ambos casos.

La flexibilidad laboral tiene un impacto significativo sobre la conciliación. En este sentido, más de la mitad de los profesionales europeos encuestados indica que realizar un seguimiento de sus horas de trabajo les ayuda a mantener el equilibrio entre su vida profesional y personal, especialmente los holandeses (63 %), los noruegos y los alemanes (57 %).

Los alemanes son, además, líderes en seguimiento consciente de las horas de trabajo (82 %), seguidos de cerca por Suecia (78 %) e Italia (77 %). Por el contrario, en Bélgica poco más de la mitad realizan un seguimiento de sus horas laborales (54 %), con Francia (43 %) en última posición.

Aunque flexibilidad y autonomía son claves para mejorar el bienestar de los empleados y lograr un correcto equilibrio entre su vida personal y profesional, introducen nuevas complejidades en la gestión del talento.

"Lograr un equilibrio correcto entre vida profesional y personal es esencial para que los empleados se mantengan motivados. Además, ahora sabemos que esta conciliación contribuye directamente a un mayor compromiso y un menor desgaste. Afortunadamente, con la tecnología adecuada es posible conseguirlo y estar atento a todo lo que sucede", afirma Carlos Pardo, CEO de SD Worx Iberia.

"Igual que un monitor de frecuencia cardíaca nos avisa cuando hacemos un ejercicio demasiado intenso, las herramientas de registro online también pueden hacer sonar las alarmas. Después de todo, no nos pagan por trabajar 60 horas", apunta Peter s'Jongers, CEO de Protime.

"El reloj de fichar moderno no solo registra el tiempo a través de aplicaciones móviles, sino que es capaz de relacionar este factor con la productividad del trabajador, algo especialmente interesante para el trabajo remoto. Como buenos coaches, los líderes juegan un rol fundamental en este sentido. Si la carga de trabajo es demasiado alta, pueden realizar los ajustes pertinentes en la planificación del personal y contribuir a prevenir el desgaste", añade s'Jongers.

"Aunque cada vez son más visibles las demandas de flexibilidad y crece el número de empresas que la ofrece, esto no siempre se traduce en una mejora real de la conciliación. En este sentido, es necesario algo más que contar con las herramientas tecnológicas necesarias; es fundamental un cambio de cultura en toda la organización, y esta nueva cultura no solo ha de facilitar la desconexión digital de los empleados, remotos o presenciales, sino también será clave mantener viva el alma de la compañía en un entorno híbrido", continúa Pardo.

Horas extra

En relación con las horas extra, Francia es el país en el que más ejecutivos las realizan (56 %), seguida de Bélgica (53 %) y Países Bajos (53 %). Los profesionales de los países escandinavos son, por el contrario, los que menos horas extra trabajan.

Por edades, el 52 % de los empleados de 25 a 29 años afirma trabajar fuera de su horario laboral, bajando hasta el 42 % en el caso de las personas de entre 50 y 54 años, y hasta el 40 % en el de mayores de 55, hasta el 40%.

"Debido al teletrabajo obligatorio impuesto por la covid en todos aquellos puestos en los que era técnicamente posible, muchos empleados se han acostumbrado a una interpretación más flexible de las horas de trabajo. Ven como una ventaja el poder elegir dónde y cuándo trabajar, ya sea desde la oficina o desde casa, lo que también difumina la barrera entre la gama de tareas y el trabajo realizado. Además, en nuestro estudio observamos que llevar un registro de las horas trabajadas contribuye a la conciliación entre la vida profesional y personal de las personas", concluye Pardo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.