El empleo juvenil se recupera lentamente tras ser el más perjudicado por la pandemia

Redacción. Un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha puesto de relieve la lenta recuperación del empleo juvenil y ha confirmado que la pandemia de covid-19 ha perjudicado a los jóvenes más que a cualquier otro grupo de edad.

Este informe, titulado Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil 2022: Invertir en la transformación de futuros para los jóvenes, revela que la pandemia ha puesto de manifiesto los numerosos retos que afrontan los jóvenes de 15 a 24 años en el mercado de trabajo, al padecer, desde principios de 2020, una pérdida porcentual de empleo mucho mayor que la de los adultos.

Se prevé que para 2022 haya 73 millones de jóvenes desempleados en todo el mundo, lo que constituye una leve mejora con respecto al valor registrado en 2021 -75 millones-, si bien sigue habiendo seis millones de jóvenes desempleados más que antes de la pandemia de 2019, según se señala en el informe.

La proporción de jóvenes desempleados o que no siguen ningún programa educativo o de formación -jóvenes nini- en 2020, el último año para el que se dispone de datos a escala mundial, aumentó hasta alcanzar el 23,3 %, lo que representa un incremento del 1,5 % con respecto al año anterior, proporción no alcanzada al menos desde hace 15 años.

Este grupo de jóvenes, en particular, corre el riesgo de que sus oportunidades y logros en el mercado de trabajo sigan viéndose mermados en el futuro a raíz de los efectos a lago plazo del aumento del desempleo juvenil.

Peor para las mujeres

La situación de los jóvenes es peor en el caso de las mujeres que en el de los hombres, lo que pone de relieve una relación empleo-población mucho menor.

En concreto, se prevé que para 2022 el 27,4 % de las mujeres jóvenes de todo el mundo estén empleadas, frente al 40,3 % de hombres jóvenes. Ello pone de manifiesto que los hombres jóvenes son casi 1,5 veces más proclives a tener empleo que las mujeres jóvenes.

"La crisis de covid-19 ha puesto de manifiesto una serie de deficiencias en la forma de abordar las necesidades de los jóvenes, en particular las de los más vulnerables, como los que buscan empleo por primera vez, los que abandonan su formación escolar, los recién licenciados con poca experiencia y los que permanecen inactivos no por decisión propia", señala Martha Newton, directora general adjunta de políticas de la OIT.

"La necesidad más acuciante de los jóvenes es contar con un mercado de trabajo eficaz, que brinde oportunidades de empleo decente a los jóvenes que ya forman parte de ese mercado de trabajo, y oportunidades de educación y formación de calidad a aquellos que aún no se han incorporado al mismo", añade Newton.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.