Directivos y empleados son escépticos sobre el desarrollo y la implementación responsable de la inteligencia artificial

Redacción. Altos directivos y empleados están de acuerdo en que la inteligencia artificial (IA) ofrece grandes oportunidades de transformación empresarial, aunque muestran desconfianza sobre su aplicación responsable.

Así se desprende de un estudio global de Workday, Inc., que pone de relieve una falta de confianza en la IA en el entorno laboral por parte de directivos y trabajadores, siendo estos últimos más escépticos sobre esta tecnología que sus superiores.

En concreto, solo el 62 % de los altos directivos (nivel C) y sus subordinados directos acogen positivamente la IA, por un 52 % de los empleados.

Además, el 23 % de los empleados y el 21 % de los directivos no está seguro de que su organización anteponga los intereses de los trabajadores por encima de los del negocio a la hora de implementar la IA.

Por otra parte, un 70 % de los directivos está de acuerdo en que la IA debe desarrollarse de manera que permita una fácil revisión e intervención de las personas, mientras que un 42 % de los empleados piensa que su compañía no tiene claro qué sistemas deben estar totalmente automatizados y cuáles requieren de la participación de las personas.

Por último, al pedir a los encuestados que se imaginen un futuro con la IA como parte de la vida cotidiana, el 42 % de los directivos y el 36 % de los empleados mencionan al marco organizativo y a la regulación como los pilares más importantes para lograr una IA confiable.

Sin embargo, tres de cada cuatro empleados afirman que su organización no colabora con la regulación de la IA, y cuatro de cada cinco apuntan que su compañía no ha compartido directivas claras sobre el uso responsable de esta tecnología.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.