taxRRHHpress. España redujo en 2009 más de un 3%, del 60,2% el año pasado al 56,9% el actual, la presión fiscal directa sobre las empresas según se desprende del Estudio Paying Taxes, elaborado conjuntamente por PricewaterhouseCoopers y el Banco Mundial.

Esta reducción en el porcentaje total contempla asimismo una disminución en la tributación de los salarios y cotizaciones sociales del 2%, del 37,2%, al 35,2%, y de los beneficios empresariales, que pasó del 22,2% al 21,2%.

Causas del descenso

Una de las causas de esta bajada hay que buscarla en la rebaja en el tipo general del Impuesto sobre Sociedades en un 5% que se ha producido durante los dos últimos años -2,5% de bajada en 2009-, situándolo en un 30%.

Retirada de deducciones a la formación

La reducción se ha visto, sin embargo, matizada en parte por la retirada progresiva de deducciones para incentivar la realización de determinadas actividades como, por ejemplo, formación o actividades exportadoras. Aún así, se han mantenido las deducciones más importantes como la que afecta a la reinversión de beneficios extraordinarios y la deducción por I+D.

A estos resultados, hay que unirles los incentivos fiscales para promocionar el empleo que puso en marcha el Gobierno a principios de 2009 para hacer frente a la complicada situación económica internacional, consistentes en la libertad de amortización en activos fijos nuevos condicionada al mantenimiento de la plantilla.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.