RRHHpress. Los resultados del último Eurobarómetro revelan que el empleo sigue siendo para los europeos el problema más grave al que se enfrenta su país, mientras que la preocupación por la situación económica ha disminuido ligeramente. Sin embargo, la mayoría sigue pensando que lo peor de la crisis esta aún por llegar. Ahora que el G20 y el FMI han dado el impulso para la recuperación económica, los ciudadanos opinan que los gobiernos nacionales y la Unión Europea son los mejor situados para luchar contra los efectos de la crisis.

encuesta«Los ciudadanos manifiestan claramente que el empleo es su principal preocupación, y la UE debe dedicar la máxima atención y su compromiso pleno a luchar contra la crisis» ha declarado Margot Wallström, Vicepresidenta de la Comisión Europea, responsable de Relaciones Institucionales y Estrategia de Comunicación.

Lo peor está por llegar

La mayoría de los europeos (54 %, -7 puntos con respecto a mayo-junio de 2009) piensan que lo peor está aún por llegar en lo que se refiere a las consecuencias de la crisis para el empleo, mientras que el 38 % piensa que ya se ha tocado techo. Este porcentaje es diez puntos superior al de la encuesta anterior.

En comparación con la primavera de 2009, se observa esta misma tendencia positiva en cuanto a las expectativas relativas a la situación económica en la UE para los próximos doce meses: el 30 % (+6) de los europeos opinan que los próximos doce meses serán mejores, el 38 % que serán iguales (-), el 21 % (-7) que serán peores y el 11 % (+1) no sabe.

Futuro de la economía

En lo que se refiere al futuro de la economía mundial, se observan expectativas positivas similares: el 29 % (+5) piensa que mejorará en los próximos doce meses, el 36 % (-) que la situación no cambiará, el 24 % (-6) que empeorará y el 11 % (+1) no sabe.

Esta tendencia positiva es más moderada cuando se trata de las expectativas en torno a la economía nacional. La mayor parte de los europeos consideran que la situación general de la economía de su país seguirá igual (37 %, +1) o que se deteriorará (31 %, -3) en vez de mejorar (28 %,+3), mientras que el 4 % (-1) no sabe.

Empleo

La mayoría (51 %, +2) considera que el empleo es actualmente el problema más grave en su país. La situación económica (40 %, -2) ocupa el segundo lugar, mientras que la inflación (19 %, -2) representa el tercer problema más importante, junto con la delincuencia (19%, +3). A nivel personal, la inflación (38 %, sin cambios), la situación económica (26 %, sin cambios) y el desempleo (20 %, -1) siguen considerándose los tres problemas más graves.

Se considera que la Unión Europea (22 %, +2) y los gobiernos nacionales (19 %, +7) son los más capacitados para hacer frente a la crisis, seguidos de cerca por el G20 (18 %, -2), que ha perdido su segunda posición en favor de los gobiernos nacionales desde la primavera.

Los europeos piensan que el fomento de la investigación y la innovación en la industria europea (31 %), el apoyo a la producción de bienes y servicios más respetuosa del medio ambiente (30 %), las ayudas a la agricultura (27 %) y el estímulo a la creación de empresas (25 %) constituyen los medios más adecuados para impulsar el crecimiento de manera sostenible.

Los indicadores de las tendencias relativas a la confianza en la instituciones europeas son estables. En conjunto, el 50 % (+2) de los ciudadanos de la UE confía en el Parlamento Europeo, mientras que el 33 % (-3) no confía, el 46 % (+2) tiende a confiar en la Comisión Europea y el 32 % (-2) dice no confiar.

Pertenencia a la UE

La mayoría de los europeos (53 %, sin cambios) siguen considerando positivo que su país sea miembro de la UE, mientras que el 57 % (+1) piensa que la pertenencia a la UE ha beneficiado a su país.

La opinión acerca del funcionamiento democrático se ha invertido desde el otoño de 2007. El 53 % (-5) se declara satisfecho con la manera en que funciona la democracia en su país, mientras que para la Unión Europea este porcentaje se sitúa en el 54 % (+2). Hace dos años, el funcionamiento de la democracia a nivel nacional (58 %) se juzgaba más satisfactorio que a nivel de la UE (52 %).

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.