Imagen de la noticia

Redacción. Atos y la startup Greenspector han revelado en un estudio cómo impacta el uso de aplicaciones móviles sobre el medio ambiente.

Según este estudio, las apps usadas a nivel mundial por millones de usuarios de dispositivos móviles consumen tanta energía como Irlanda. Para llegar a esta conclusión, el estudio ha valorado el consumo energético del Top 30 de las aplicaciones móviles más populares del mundo.

Cada vez más exigentes en términos de técnicas de recursos (RAM, CPU, datos, etc.), las aplicaciones móviles utilizadas por 5.000 millones de usuarios móviles en todo el mundo tienen un impacto creciente en el consumo energético y en el medio ambiente.

Si bien los centros de datos son culpados a menudo de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector digital -que representarán casi el 10 % de las emisiones globales para 2025-, las aplicaciones móviles no se quedan atrás, como se muestra en el estudio realizado por Greenspector para Atos: el consumo anual de las aplicaciones móviles, excluyendo el uso de redes y servidores de centros de datos, es equivalente a 20 teravatios/hora, casi el equivalente al consumo anual de electricidad de un país como Irlanda, con 5 millones de habitantes.

Las aplicaciones de redes sociales, cuatro veces más energía

Para la elaboración del estudio se midieron, en condiciones idénticas, siete categorías comprendidas en cinco de las aplicaciones, incluyendo correos, mensajes, redes sociales, navegadores, etc.

Entre estas categorías, la navegación web y las redes sociales utilizan de promedio más energía que los juegos o las aplicaciones multimedia. La relación incluso sería de 1 a 4 entre las aplicaciones de menos consumo y aquellas de un consumo más intenso de energía.

Hasta un tercio más de autonomía con apps más sencillas

Hacer que las aplicaciones móviles sean más sencillas podría tener consecuencias muy positivas en el impacto medioambiental.

Si la aplicación promedio se basó en la aplicación de mejor clasificación en su categoría, el consumo de energía podría reducirse en 6 TWh, el equivalente a una unidad nuclear.

A nivel de usuario, un mejor consumo de energía de las aplicaciones aumentaría la autonomía de los teléfonos inteligentes en un tercio.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.