Imagen de la noticia

Combinar conocimientos técnicos con gestión de datos será vital para las empresas, y es hoy un área de grandes oportunidades laborales.

Datos y personas. Estas son las bases de la segunda ola de la transformación digital. Para las empresas, cuidar de estos dos elementos será vital, no solo para el crecimiento del negocio y de los ingresos, sino también para sobrevivir.

Ante esto, el profesional que logre combinar el conocimiento técnico de TI con la inteligencia en la gestión de los datos tiene un futuro prometedor.

Las estadísticas ayudan a entender la importancia del tema. En 2017 un estudio de la consultora Constellation Research presentó cifras significativas: el 75 % de las 105 compañías encuestadas estaban inmersas en actividades de análisis de datos, y un tercio de ellas afirmaba que sus inversiones en datos estaban aumentando significativamente. Si hace dos años ese asunto ya era relevante para el mundo corporativo, hoy se ha vuelto esencial.

La importancia de esta cultura de datos lleva a más y más empresas a buscar soluciones tecnológicas como la inteligencia artificial, el internet de las cosas (IoT) y el blockchain. La International Data Corporation (IDC) prevé que las inversiones en transformación digital llegarán a 1.200 millones de dólares este año.

El perfil del científico de datos

El científico de datos puede tener formación en ciencias de la computación, matemática, estadística, ingeniería o en áreas correlativas. Lo más importante es la visión estratégica, la mirada a las tendencias, el “pensar fuera de la caja”, la curiosidad y la voluntad de solucionar problemas.

Estamos frente a una nueva moneda en el mundo digital, y el gran desafío de las empresas es saber qué hacer con esa enorme cantidad de datos para mejorar procesos y servicios.

La habilidad de cruzar información para crear insights diferenciados dentro de las organizaciones es lo que hace al científico de datos el profesional más solicitado de la segunda era de la transformación digital. En ese escenario, TI deja de ser un gasto y pasa a ser un activo de las compañías.

El primer paso de esta transformación es crear una cultura de datos en la empresa, teniendo en cuenta su importancia para la optimización de los servicios y la capacidad que tienen para mejorar la experiencia y el compromiso del consumidor.

Esto requerirá que el profesional de TI este cada vez más cerca del cliente con el fin de entender sus demandas y aportar soluciones.

Recomiendo a los profesionales de TI u otras áreas empresariales actualizarse o especializarse con cursos, workshops y paneles referidos a data science. Hoy la tecnología de la información es un activo importante y estratégico dentro de cualquier negocio, y trae muchas oportunidades de carrera a las personas que se especialicen en el ámbito del data analytics.

George Paiva

George Paiva
Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.