Imagen de la noticia

Redacción. Las startups deben deben atentas a posibles suplantaciones de identidad online o robo de identidades a usuarios, un delito tecnológico muy frecuente al que cualquier persona o entidad está expuesta.

Así lo ha aconsejado la aseguradora Mapfre, señalando que el robo de identidades a usuarios se producen para cometer estafas, extorsiones o difamación, siendo los organismos y empresas un blanco perfecto para este tipo de robos.

La suplantación de identidad se mantiene dentro de las principales amenazas online, según refleja el informe Threat Landscape Report 2018 de la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información (ENISA).

En el caso de startups y empresas, Mapfre aconseja prestar atención a la suplantación de administradores de red, basándose en el informe de ENISA. Un atacante puede acceder de forma remota a un equipo y operar como administrador y, de esta manera, sustraer fondos o datos.

Otra modalidad muy utilizada actualmente es la del fraude por correo electrónico, también conocido como phishing. Una de las técnicas más utilizadas en la actualidad es la del Business Email Compromise, que consiste en suplantar a miembros de la cúpula de una empresa por medio de un email.

El remitente del email se hace pasar por alguien de la dirección de la compañía y solicita información sensible. Desde el organismo europeo sugieren desconfiar de términos ‘pago’ o ‘urgente’ incluidos en el asunto del correo.

Mapfre recuerda que, según explican desde el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), ninguna empresa, por pequeña que sea, debe pasar por alto las amenazas que puedan influir en su seguridad, porque no solo se ponen en riesgo materia económica, sino que también pone en peligro su imagen corporativa y la confianza que los usuarios puedan tener en ella.

Con la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos en Europa en 2018, la preocupación de las empresas sobre los datos que almacenan de sus usuarios también ha aumentado, señala el documento de ENISA.

Es muy importante, según destacan desde Mapfre, que, en su lanzamiento, una empresa incluya herramientas como conexiones seguras con protocolo HTTPS y cifrado, especialmente para proteger la intimidad de usuarios de aplicaciones de eSalud, insurtech y fintech. El uso de barreras biométricas, especialmente en banca, es también recomendable para protegerse frente a usurpaciones y robos.

Si, a pesar de tomar precauciones, una startup acaba viéndose afectada por un ataque, es fundamental poner los hechos en conocimiento de las autoridades competentes y especializadas, como la Brigada de Investigación Tecnológica en España o Action Fraud en Reino Unido.

Cuando una startup se encuentra en sus inicios, es muy importante que fomente dentro de su cultura digital mecanismos para que todos sus miembros cuenten con formación en cuestiones básicas de ciberseguridad y de esta manera estar siempre preparados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.