Los problemas tecnológicos del teletrabajo perjudican la productividad y la motivación de los empleados

Redacción. Un informe encargado por la multinacional Ricoh ha puesto de relieve que la productividad, la motivación de los empleados y la capacidad de atender a los clientes se han resentido en las medianas empresas españolas debido a los problemas tecnológicos derivados del teletrabajo.

El estudio, basado en una encuesta a 632 trabajadores europeos realizada durante la pandemia del coronavirus, investiga los cambios en la forma de trabajar provocados por la crisis del covid-19. Del mismo se desprende que las empresas de entre 250 y 999 empleados tienen todavía retos importantes para adaptarse de forma adecuada al trabajo en remoto.

Si bien un 66 % de los encuestados afirma que puede trabajar fácilmente, hasta el punto que el teletrabajo podría convertirse en el estándar de la compañía, otro 65 % confiesa que echa de menos trabajar de forma presencial.

Por otra parte, en un contexto en el que la continuidad del negocio está en juego, el 27 % de los empleados asegura que no cuenta con la tecnología adecuada para colaborar con sus compañeros cuando teletrabajan. Además, el 24 % dice no tener las herramientas necesarias para ofrecer resultados a los clientes mientras trabaja en remoto.

Las dificultades para teletrabajar también ponen en riesgo el cumplimiento de las normativas (compliance) en las organizaciones. De hecho, el 27 % de los empleados informa que tiene problemas para seguir los reglamentos internos de la empresa cuando trabaja en remoto, fruto de las limitaciones tecnológicas.

Esto podría acarrear graves consecuencias para las empresas que deban seguir procesos normativos específicos del sector o requisitos legales de mayor alcance, como el RGPD.

En cuanto a la seguridad, el 39 % de los empleados encuestados dice no haber recibido formación en procesos de seguridad IT durante el confinamiento, lo que puede ser aprovechado por los ciberdelicuentes para lanzar ataques que lleven a la paralización de la actividad de la empresa.

Frente a los problemas tecnológicos, el estudio señala que los trabajadores no reciben toda la ayuda que necesitan. En concreto, el 30 % dice no contar con el apoyo de sus compañeros de IT porque están demasiado ocupados.

Como consecuencia, las frustraciones derivadas de las dificultades con la tecnología y la incapacidad de colaborar de manera eficaz cuando se teletrabaja están desmotivando al 31 % de los empleados.

Los problemas con la tecnología también están afectando a la conciliación laboral, ya que el 42 % trabaja más horas en comparación a cuando trabaja presencialmente en la oficina.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.