Imagen de la noticia

Redacción. Estamos en una etapa complicada, convulsa, inesperada y, muchas veces, desesperante. La incertidumbre por cómo será la nueva normalidad de la que tanto se escucha hablar nos afecta, con nuestros sentimientos más a flor de piel.

El profesor de ESIC Business & Marketing School, Francisco Torreblanca ha buscado precisamente en estas emociones cómo se realiza la nueva publicidad, con campañas aplaudidas en redes sociales que animan a resistir.

De hecho, el mensaje es tan parecido -optimista, colaborativo, solidario- que podríamos hablar de una “publicidad pandémica del coronavirus”.

“Estamos teniendo la oportunidad de ver auténticas joyas en forma de producción audiovisual”, afirma Torreblanca. Si tenemos en cuenta los 12 estados emocionales que definió el académico británico Dylan Evans, todos ellos pueden aparecer de un modo u otro: felicidad, tristeza, ira, miedo, sorpresa, asco, amor, sentimiento de culpa, vergüenza, orgullo, envidia y celos.

“El banco que ve el dinero como lo ves tú”, Bankinter

“Sin duda, el gran triunfador por el impacto que ha generado”, destaca Torreblanca. Con el elemento más representativo del banco, el dinero en efectivo, se extraen los conceptos que se relacionan con las situaciones que más se echan de menos. Todo ello, hilvanado de manera magistral con una canción tan excepcional que, debido a las miles de búsquedas en la red, el banco ha decidido crear en su blog un espacio para ella.

“Cuando ya estamos todos enganchados emocionalmente, nos habla de ciertas medidas tomadas desde la entidad para facilitar esta situación a sus clientes”, señala Torreblanca.

Un anuncio que ahonda en el amor por los nuestros y deja espacio a matices de felicidad, tristeza, ira e incluso miedo. Y todo ello, con un elemento que actualmente puede causar rechazo por percibirse como vía de transmisión del virus: los billetes.

“Tu casa tiene algo que decirte”, Ikea

“No es fácil adaptar tu línea estratégica de comunicación a la situación tan inverosímil que estamos viviendo”, explica Torreblanca. El anuncio de la marca sueca es corto, directo y mantiene los valores fundamentales de la firma, promoviendo la idea de que nuestro hogar es nuestro territorio.

Ikea nos recuerda todo lo que hemos hecho, estamos haciendo y estaremos haciendo en nuestras casas, bajo una sencilla pero bonita sintonía melódica.

“Estamos en una nueva etapa de nuestras vidas, en la que estamos viviendo y veremos muchas cosas que cambiará nuestra manera de entenderla”, concluye el profesor, quien lanza un aviso sobre estas pequeñas piezas de arte audiovisual: “No podemos evitar emocionarnos, porque las circunstancias invitan a ello. Pero observa qué marca te dice las cosas con el corazón y qué marca te lo dice con la cabeza. Es decir, quién quiere ayudar de forma verdadera y transparente y quién busca el equilibrio. Siempre lee la letra pequeña de todo”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.