discertRRHH Press. Discert aprovechó el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el pasado viernes 3 de diciembre, para poner de manifiesto, en un acto celebrado en ESADE Madrid, la realidad que viven las personas con discapacidad en el entorno laboral, así como las herramientas con las que cuentan empresas y organismos para dar visibilidad a su compromiso en este ámbito.

Una de esas herramientas es el Certificado Discert, un distintivo que reconoce, puntúa y ayuda a mejorar a las empresas, buscando la excelencia de acuerdo a su nivel de compromiso con las personas con discapacidad a través de un sistema de verificación externo. La calidad del certificado está garantizada por TÜV Rheinland, líder en servicios técnicos a nivel mundial, que actúa como entidad independiente para la verificación de la calidad y transparencia del proceso de certificación.

Con Discert, las organizaciones públicas y privadas pueden certificar que cumplen con la Ley de Integración Social para Personas con Discapacidad (LISMI) o quieren hacerlo en breve. Pero, además, pueden demostrar que su política de apoyo a las personas con discapacidad va más allá del cumplimiento de la ley, con la incorporación de medidas adicionales que ponen de manifiesto el compromiso real de cada entidad.

Para una organización, contar con el Certificado Discert y por tanto poder documentar que cumple o excede los requisitos de la LISMI tiene numerosas ventajas más allá del mero cumplimiento de una normativa. Así, permite a una empresa situarse en una posición ventajosa en contrataciones, ofertas o ayudas de la Administración Pública, mejora la imagen corporativa de la empresa y enriquece sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa, entre otros beneficios.

Cómo funciona el Certificado Discert

Si la empresa ya cumple con la LISMI, el Certificado Discert reconoce ese compromiso establecido con la sociedad y lo hace visible de cara a las empresas y ciudadanos. En el caso de que la entidad aún no cumpla la ley pero desee hacerlo en breve, la empresa obtiene el Certificado Discert Compromise, lo que le permite recibir asesoramiento. A partir de la adquisición del compromiso, la entidad cuenta con un plazo de 6 meses para cumplir la ley.

Además de demostrar el cumplimiento de la ley LISMI ante una posible inspección de forma rápida y sencilla, el Certificado Discert permite demostrar el compromiso social de la entidad en tres niveles: Bronce, Plata y Oro. El nivel Bronce certifica que la empresa cumple con la misma, mientras que el nivel Plata certifica que la empresa ha contraído un compromiso social más elevado que el exigido por la ley. El nivel Oro, por su parte, demuestra un nivel aún mayor de compromiso; y es que la verificación sobre el compromiso se realiza también en base a otras acciones que mejoran el compromiso real de la empresa hacia las personas con discapacidad.

De esta manera, tanto otras empresas como la sociedad pueden reconocer el compromiso que la organización ha establecido con respecto a la integración social de las personas con discapacidad. El Certificado Discert es, además, asequible tanto para las pymes como para las grandes empresas. Las pymes pueden contratar en sello Discert desde 500 euros, mientras que las grandes empresas pueden contratarlo a partir de 1.000 euros.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.