El 60 % de los profesionales europeos de ciberseguridad cuestionan su formación académica

Redacción. En un contexto de escasez de talento en el sector de la ciberseguridad, los expertos en seguridad de la información (InfoSec) cuestionan la importancia de la educación que recibieron, según revela una nueva investigación de Kaspersky a nivel global.

El estudio pone de relieve que seis de cada diez de estos profesionales en Europa creen que su formación no ha sido del todo útil para su desempeño laboral, lo que les obliga a invertir sus propios recursos en una formación adicional para hacer frente a un panorama de amenazas en constante evolución y para mantenerse al día de los avances de la industria.

Según ISC2, la principal organización mundial de profesionales de la ciberseguridad, la mano de obra en este campo debe multiplicarse casi por dos para funcionar a pleno rendimiento y apoyar, así, la economía mundial.

Para analizar las causas subyacentes de la actual escasez de competencias en ciberseguridad y la falta de profesionales de InfoSec, Kaspersky realizó un estudio global que analiza más de cerca los aspectos educativos del problema y la influencia que tienen en las trayectorias profesionales de dichos expertos.

De hecho, muchos especialistas en InfoSec señalan que el sistema educativo está alejado de las realidades de la ciberseguridad, lo que se traduce en una falta de capacidad cuando se trata de experiencia laboral real.

En concreto, seis de cada diez profesionales en Europa cuestionan los conocimientos recibidos: un 17 % considera que solo fueron algo útiles, el 27 % ligeramente útiles y un 16 % afirmó que no fueron de ninguna utilidad a la hora de cumplir con sus responsabilidades laborales.

Obstáculos en la educación

Para identificar los factores que podrían estar obstaculizando el ámbito educativo, se preguntó a los encuestados si el personal docente de su colegio o universidad tenía experiencia en ciberseguridad, si tenían acceso a las últimas tecnologías y equipos, si se les proporcionaba experiencia en incidentes reales de ciberseguridad y si se les ofrecían prácticas con experiencia laboral real.

Menos de la mitad de los encuestados en Europa afirmaron que su programa universitario les ofrecía prácticas en puestos laborales reales de ciberseguridad: el 14 % estaba "muy de acuerdo" con esta afirmación y el 25 % "algo de acuerdo".

Además, el acceso a las últimas tecnologías y equipos y la calidad de las prácticas aparecieron como los aspectos más deficientes de la formación en ciberseguridad para la mayoría los países.

Calidad de la formación en ciberseguridad 

Mientras que una cuestión es la calidad y la relevancia de los programas educativos, otra es la disponibilidad de formación en ciberseguridad e InfoSec per se.

Por ejemplo, la mitad de los expertos en ciberseguridad europeos creen que la disponibilidad de cursos de ciberseguridad o seguridad de la información en la educación superior es "deficiente" o "muy deficiente". Entre los profesionales con 2-5 años de experiencia, esta cifra se dispara a más del 80 %.

“La formación en ciberseguridad se enfrenta a varios desafíos cuando se trata de mantenerse al día con los avances del sector. La rápida evolución de las amenazas significa que los programas educativos a menudo tienen dificultades para garantizar que su contenido esté actualizado, dejando a los profesionales de la ciberseguridad con lagunas de conocimiento”, explica Evgeniya Russkikh, jefe de formación en ciberseguridad de Kaspersky.

“En Kaspersky, ayudamos a las universidades a superar estos retos y garantizar el aprendizaje continuo y la adaptación de los jóvenes profesionales mediante la integración de la experiencia líder de nuestros expertos de la industria en los planes de estudio para que combinen la práctica con la teoría”, añade Russkikh.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.