imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. Las mujeres ocupan el 12,5% de los puestos directivos en España, lo que supone un aumento del 2,2% respecto al 10,3% de 2013, registro que marcó la culminación de un descenso sostenido desde el año 2008, cuando las mujeres representaban el 20%.

La brecha salarial se ha reducido en más de un punto porcentual respecto a 2014, lo que abre una puerta a la esperanza en materia de igualdad. En cifras absolutas, la retribución media actual de un directivo es de 83.000 euros brutos anuales, mientras que la de su homóloga femenina es de 71.713.

Estos datos se desprenden del 9º informe anual 'Diferencias retributivas entre géneros' presentado hoy por ICSA Grupo y EADA Business School. El trabajo se ha elaborado a partir de una muestra que recoge datos salariales de más de 80.000 individuos empleados por cuenta ajena en España, captados a través de encuestas y plataformas tecnológicas como cuantomepagan.com.

Según los responsables del estudio, la crisis económica ha provocado menor presencia femenina directiva y mayor desigualdad salarial. Pese a ello, la tímida recuperación permite vislumbrar un cambio de tendencia en ese sentido.

En el resto de categorías profesionales se mantiene la diferencia retributiva entre sexos en niveles muy similares a los años anteriores: el 14,2% en mandos intermedios -37.683 euros frente a 32.988- y el 11,2% en empleados -23.138 euros frente a 20.811-. En cuanto a la presencia de la mujer, ésta ocupa el 24,7% de las posiciones intermedias y representa el 41,3% del total de empleados del país.

Según Ernesto Poveda, presidente de ICSA Grupo y director del informe, los datos del mismo confirman que, dentro de la población ocupada, las mujeres han sido las más perjudicadas por la crisis, si bien considera positivo el leve aumento de su presencia en puestos directivos.

"Ya es el segundo año", señala Poveda, "y creo que estamos asistiendo a un cambio de tendencia. La crisis ha sido un escenario especialmente duro para la mujer, pero la recuperación, si la hubiera como están indicando ciertos organismos, podría significar una mayor cuota de presencia femenina".

En opinión de Aline Masuda, profesora de EADA y colaboradora del informe, los resultados están íntimamente ligados a la situación económica, que "hizo renacer modelos de gestión conservadores, más masculinos; se volvió al 'control', a la rigidez, a la disponibilidad absoluta. En un entorno así, la mujer tiene las de perder ya que valora más otros aspectos como la conciliación y la flexibilidad".

Masuda considera un error mantenerse en modelos anticuados cuando las empresas más exitosas basan su filosofía laboral en aspectos como la flexibilidad y la creatividad, huyendo de la rigidez y el control. De igual forma, la profesora entiende que la mayor igualdad no debería depender de una recuperación económica sino "de un cambio en la forma de concebir y gestionar la empresa".

RRHHpress.com

 

SPEC

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.