Imagen de la noticia

Redacción. Un total de 3.074.462 personas estaban incluidas el pasado 30 de abril en expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) de fuerza de mayor, a las que se sumaban otras 312.323 en otros tipos de ERTE, que también podían tener su origen en el coronavirus.

En total, 3.386.785 trabajadores regulados en este tipo de expedientes, según destaca la Unión Sindical Obrera (USO).

El pasado 31 de agosto, últimos datos cerrados de la Seguridad Social, 894.478 personas seguían estando incluidas en ERTE, 735.946 de las cuales en expedientes de fuerza mayor.

“Aunque no podamos decir con exactitud cuántos de esos casi 900.000 trabajadores son los mismos que ya estaban en ERTE al inicio de la pandemia, sí hay un alto porcentaje de trabajadores que mañana mismo cumplirán seis meses en ERTE y su prestación bajará automáticamente del 70 % de la base reguladora al 50%. Eso ya se sabía cuando, a finales de junio, también en el último minuto y con agonía, se firmó la prórroga hasta el 30 de septiembre. USO registró una petición para que se contemplara que se siguiera cobrando el 70 % a partir del día 181. Se nos hizo caso omiso y ahora ha llegado el día y sigue pendiente de resolver”, denuncia Joaquín Pérez, secretario general de USO.

Servicios, el sector más golpeado por los ERTE

Los trabajadores del sector servicios siguen siendo los más golpeados por los ERTE, pero los hay en todos los sectores.

Entre los de causa de fuerza mayor, siguen reguladas 167.708 personas en servicios de comidas y bebidas, 113.380 en servicios de alojamiento y 69.308 y 39.422 personas en comercio al por menor y al por mayor, respectivamente.

El sindicato también destaca, a continuación, al sector de la educación, con 38.514 personas reguladas, la mayoría de ellas pertenecientes a la educación infantil, “un sector abandonado de la protección de la enseñanza reglada”, según viene denunciando la Federación de Enseñanza de USO desde el inicio de la crisis.

En cuanto a los ERTE que no son por fuerza mayor, sino por causas económicas, técnicas, organizativas y de la producción, en su mayoría, destaca la incidencia de la crisis en publicidad (6.552 trabajadores en ERTE), fabricación de productos mecánicos (6.338), actividades auxiliares de oficina (6.135), programación, consultoría informática (5.960), arquitectura e ingeniería (5.656) y edición (4.254), entre otros.

“No se trata de sostener solo el turismo o el comercio. Un tsunami para el empleo como este se lleva a todas las actividades por delante. No se puede dejar ningún sector fuera mientras la única alternativa sean los ERTE. Tampoco puede condenarse a los trabajadores a consumir su prestación sine die o a rebajar lo que perciben a nivel de pobreza. Los esfuerzos deben orientarse a regenerar la actividad, no a regatearle el 10% de su prestación a un trabajador obligado a no trabajar”, incide el secretario general de USO.

Datos por comunidades autónomas

La Comunidad de Madrid, con 191.404 trabajadores, Cataluña, con 183.357, Andalucía, con 105.910, Canarias, con 91.746, Comunidad Valenciana, con 75.533, e Islas Baleares, con 64.921, son, en términos absolutos, las autonomías con más personas en ERTE en agosto.

Sin embargo, atendiendo a cuántas personas se mantienen en ERTE desde el inicio de la pandemia, los datos cambian significativamente. Baleares es la comunidad autónoma que menos ha recuperado su empleo: el 45,84 % de las personas que estaban en ERTE en abril siguen estándolo a principios de septiembre.

En Canarias ese dato es del 39,62 %, con ambas provincias en los mismos términos. Las siguen Ceuta (35,60 %), Comunidad de Madrid (33,80 %) y Cataluña (27,02 %). Barcelona es su provincia más golpeada (28,93 %).

En el otro extremo, Navarra es la comunidad que menos personas mantiene en ERTE con respecto al inicio de la crisis, el 15,07 %, seguida de Cantabria (15,77 %). Huelva (15,88 %) y Soria (15,99 %) se mantienen por debajo del 16 %.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.