Mindfulness para saber vivir el presente

Redacción. El término mindfulness tiene su origen en la palabra sati, en lengua pali, que es el idioma en el cual se registraron las enseñanzas de Buda. Su significado es intención, recepción presencia mental o, la más conocida y asociada al mindfulness, atención plena.

Hace referencia a la capacidad que tienen los humanos de estar en “el ahora” y de vivir en el momento presente.

¿Qué es el mindfulness?

Este concepto de vivir el presente plenamente nos permite ser conscientes de cada momento, reconocer cada experiencia y vivirla al máximo. Mucha gente cree tener bajo control esta práctica de manera natural, pero, a diferencia de lo que se piensa, si no se entrena, puede resultar muy complicado.

Con el ritmo de vida actual, la mente se centra constantemente en el pasado, en el futuro y, una parte ínfima, en el presente.

Pero la práctica de mindfulness no es algo rígido. Es natural que tu mente se centre en el ayer o en el mañana, pero, con amabilidad, debes conducir tu pensamiento al ahora. ¿Y cómo consigue el mindfulness orientarlo hasta el presente? A través de un arma infalible: la respiración. Ella siempre está presente en nuestro cuerpo y nos ayudará cuando nos perdamos, como si fuera un faro.

El mindfulness y sus beneficios para la salud

El hecho de ganar popularidad en los últimos años ha despertado la curiosidad de la comunidad científica, la cual ha realizado distintos estudios sobre los efectos positivos que tiene el mindfulness en el ser humano.

Se ha demostrado que vivir el presente de manera consciente mediante la técnica del mindfulness, ayuda a reducir el estrés y los síntomas físicos asociados a este. Además, aumenta la autoconsciencia, mejora la salud emocional y nuestra relación con el entorno, como, por ejemplo, en el puesto de trabajo.

El mindfulness se ha incorporado en la medicina, concretamente en la rama de la psicología, para tratar síntomas de problemas emocionales y dolencias físicas. Pero, además, es de gran utilidad para gestionar las vivencias diarias, en las que las emociones están presentes todo el tiempo.

Cuando una persona tiene inteligencia emocional y sabe gestionar sus emociones frente a pensamientos negativos o situaciones difíciles, esta persona es capaz de no eternizar el problema.

No se trata de eliminar las emociones negativas, puesto que todas son válidas, sino de no dejar que duren demasiado tiempo y que acabe por provocar provocando sufrimiento.

Mindfulness en el ámbito laboral

Las empresas que apuestan por herramientas en materia de salud laboral, que cuidan la salud emocional de sus trabajadores, ayudándoles a conocer y entrenar su inteligencia emocional, son empresas que apuestan por la prevención.

Los equipos que introducen el mindfulness en sus vidas, como hábito, reducen el estrés y saben gestionar las emociones frente a las distintas situaciones que pueden ocurrir en el puesto de trabajo.

A su vez, desarrollan su concentración, atención, creatividad y mejoran la comunicación con sus compañeros/as, trabajando la tolerancia y la paciencia. Todo ello da como resultado unos equipos más felices y una mayor productividad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.