¿Qué es ser una empresa saludable?

Redacción. Una empresa saludable es aquella que se preocupa por la salud de sus colaboradores y colaboradoras de forma activa, poniendo en marcha las medidas necesarias en distintos aspectos para garantizar una buena salud integral dentro y fuera del ámbito laboral.

En el puesto de trabajo, supone propiciar un entorno de cooperación y confianza, potenciando el compromiso entre los colaboradores y colaboradoras.

Este hecho acaba generando, no solo un beneficio individual para los/as trabajadores/as, sino que también lo hace para la empresa, puesto que se beneficia en el rendimiento y los resultados.

Además, las investigaciones han demostrado que las iniciativas en materia de salud en el lugar de trabajo pueden contribuir a reducir el absentismo por enfermedad un 27 %.

La Red Europea de Promoción de la Salud en el Trabajo (European Network For Workplace Health Promotion-ENWHP) ha demostrado que la Promoción de la Salud en el Trabajo (PST) es rentable para la empresa, ya que, cada euro invertido en programas de PST genera un retorno de la inversión de entre 2,5 y 4,8 euros en absentismo y de entre 2,3 y 5,9 euros en costes de enfermedad.

Estos datos solo representan algunos de los numerosos beneficios que aporta ser una empresa saludable, independientemente de las dimensiones de la corporación, poniendo en valor lo esencial de garantizar la calidad humana y ética de una compañía.

Beneficios de ser una empresa saludable

  • Mejora la salud de los trabajadores. Cuando un individuo se siente bien a nivel físico y mental, disfruta de un bienestar global que abarca muchos ámbitos de tu salud. Esta persona estará más capacitada para llevar a cabo su trabajo y desarrollará su actividad laboral de manera más eficaz. Con un mayor bienestar íntegro, se reducen las bajas laborales y los costes en atención médica.
  • Mejor ambiente de trabajo. El estado de ánimo en el ambiente laboral es un atributo necesario para los colaboradores y las colaboradoras, permitiéndoles destacar en sus relaciones profesionales. El resultado es un buen ambiente de trabajo, en el cual se desarrollan unos equipos comunicativos, que permanecen unidos para llevar a cabo sus tareas laborales de forma óptima.
  • Más compromiso, más productividad. La relación que un colaborador o colaboradora establece con su empresa es vital, pero aún lo es más la valoración que este o esta tenga de su empresa. Cuanto mejor es, más fuerte es el vínculo de compromiso que existe del trabajador/a hacia su trabajo. Las personas que se sienten más orgullosas con su empresa están más comprometidas con sus funciones laborales, aportan más, son más productivas, se sienten más realizadas y tienen más probabilidades de éxito.
  • Mejor imagen de la empresa. Está comprobado que las organizaciones que tienen la certificación de empresa saludable inspiran mayor confianza entre los clientes.
    Esta certificación garantiza que la compañía está dotada de compromiso social y ético, siendo más segura, saludable, sostenible y comprometida. El certificado de empresa saludable se traduce en una mejora de la imagen corporativa, que apuesta por avanzar dentro del sector y la sociedad, aumentado la competitividad y la sostenibilidad.
  • A más motivación, menos absentismo. Un colaborador motivado es aquella persona que se siente parte de su empresa, que tiene mayor facilidad para tener nuevas ideas y que le da un sentido a aquella función que realiza, dentro de un equipo del que forma parte. La motivación es un impulso interno que una empresa saludable fomenta y transmite a sus empleados y que se traduce en menos enfermedades, mejor rendimiento y menor siniestralidad laboral.
  • Entorno saludable, más seguridad. Crear entornos saludables, sanos y seguros ofrece a los trabajadores la garantía de formar parte de una empresa que tiene en cuenta al empleado/a, ofreciéndole un lugar de protección y tranquilidad. Un lugar en el que se previenen accidentes, se evitan enfermedades profesionales y conflictos entre equipos, entre trabajadores/as y clientes y, en definitiva, que se preocupa por hacerles sentir en un entorno de confianza para desarrollar su actividad laboral.


¿Cómo hacer de tu empresa un lugar saludable?

Para hacer de tu corporación un lugar saludable es indispensable cubrir las necesidades de los colaboradores y colaboradoras atendiendo a todos los pilares importantes para una salud integral.

Una empresa saludable es aquella que hace un acompañamiento a través de técnicas como el coaching empresarial. Aquella que vela tanto por la salud de sus colaboradores en el ámbito laboral como fuera de él, promoviendo hábitos saludables también en su vida personal.

  • Salud física: se debe tener en cuenta para evitar dolencias y mejorar la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras. Se consigue a través de promover la actividad física de manera continuada y controlada por especialistas y mediante la divulgación de acciones sobre una correcta ergonomía e higiene postural en el puesto de trabajo, con unas pausas activas específicas y de calidad.
  • Salud emocional: el bienestar emocional influye tanto en la salud mental de una persona como en la salud física. Los trabajadores y trabajadoras que gozan de una buena salud emocional se sentirán en equilibrio a nivel individual y con su entorno laboral. Refuerzo psicológico, herramientas de gestión emocional, como Mindfulness, talleres con coach en psicología para aprender a gestionar el estrés y mejorar la motivación, o disponer de zonas para los momentos de descanso, entre otras acciones, pueden ayudar a mejorar la salud emocional.
  • Salud nutricional: una buena alimentación basada en unos platos equilibrados y con todos los nutrientes necesarios es fundamental para el rendimiento físico y mental.
Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.