Imagen de la noticia

Redacción. Una vez concienciadas las empresas de la importancia del factor humano en el éxito de la compañía, adaptar cada talento al puesto adecuado es fundamental para aumentar la productividad y el crecimiento de la organización.

Trivu, ecosistema global que impulsa oportunidades para conectar, activar y potenciar talento con el objetivo de generar impacto real, ha ofrecido su punto de vista para dar un sentido más amplio a la tradicional asociación de talento y juventud.

Para Trivu, el mayor valor de las empresas son, sin duda, las personas que las integran. Invertir en talento humano puede generar grandes beneficios en las compañías, y, lejos de las guerras de egos, la mejor forma de desarrollar las capacidades es a través de la suma de talentos.

Según Pablo González, CEO de Trivu, "rodearse de talento es la mejor medicina para potenciarlo con efecto contagio. Para ello hay que saber detectar las capacidades más adecuadas para cada puesto estratégico de la empresa, pero siempre pensando en las personas como punto de partida”.

“Muchas veces el error es pensar directamente en clave económica, en lo que va a repercutir en positivo en la empresa, cuando centrarse en el bienestar personal y profesional es sinónimo de éxito también para la organización", explica González.

En este sentido, el informe de Deloitte, Talent 2020: Surveying the Talent Paradox from the Employee Perspective, avala esta tesis, ya que hasta el 42 % de las personas que han buscado un nuevo empleo considera que su actual empresa no hace buen uso de sus capacidades.

El talento no solo es sinónimo de juventud

Juventud, divino tesoro... pero, según los responsables de Trivu, no hay que olvidar que el talento no solo reside en la proyección y en la edad. Encontrar y retener el talento ha de ser una tarea primordial para los responsables de las empresas.

Según González, "ese talento que habitualmente se asocia a la juventud también se encuentra en perfiles con más experiencia. Muchas veces las compañías buscan fuera lo que tienen dentro, la clave es saber encontrar y dar salida a aquello en lo que cada persona destaca y saber adaptar los puestos a cada perfil”.

“Un buen profesional muchas veces no llega a destacar por estar desempeñando tareas alejadas a sus puntos fuertes, lo que produce frustración y baja productividad", concluye.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.