Los jóvenes creen que España es un país hostil a nivel laboral

Redacción. Los jóvenes españoles son pesimistas con respecto a su futuro laboral y a las condiciones que se encontrarán.

Así lo pone de relieve la encuesta encargada por USO a Sondea (IO Investigación) con motivo de la celebración, el 12 de agosto, del Día Internacional de la Juventud, que contó con la participación de una muestra significativa de jóvenes de 16 a 30 años de toda España.

Según este estudio, el 74,36 % de los jóvenes asegura que les resulta bastante o muy complicado encontrar trabajo, y un 72,67 % considera que los sueldos son muy bajos.

Además, el 70,39 % de quienes están trabajando actualmente considera que se vulneran los derechos de los trabajadores más jóvenes.

Por todo ello, el 56,44 %, considera que España es un país “hostil” para los jóvenes, y el 62,97 % afirma que sus condiciones son peores que en el resto de Europa.

Formación

Si bien la formación superior es clave para acceder a experiencia laboral -el 97,08 % de quienes la tienen ya han trabajado alguna vez-, un 65,25 % cree que avanzar en formación no garantiza un mejor puesto y el 84,44 % de los que ahora mismo está estudiando un posgrado está convencido de que no le servirá para mejorar en el trabajo. De hecho, el 63,47 % de la población joven no trabaja de lo que estudió.

Abusos laborales

Por otra parte, preguntados sobre si han sufrido incumplimientos o abusos laborales, todas las ilegalidades son de sobra conocidas entre la juventud española.

El 77,63 % asegura haber realizado tareas que no le correspondían en alguna o repetidas ocasiones, el 69,32 % ha padecido sobrecarga laboral y 2 de cada 3 jóvenes han realizado horas extras sin cobrarlas. De hecho, al 20,84 % de los menores de 30 años le ha ocurrido esto en repetidas ocasiones.

El 54,92 % ha trabajado alguna o varias veces sin contrato, especialmente quienes no tienen estudios (86,67 %) y el 51,5 % de la población joven ha trabajado alguna vez sin remuneración.

Además, la juventud se siente vulnerable ante esos incumplimientos, con un 43,37 % que reconoce no haber hecho nada cuando ha sufrido el abuso, o, directamente, no sabía a quién acudir y un 54,55 % que no sabe qué es un sindicato.

“Durante los estudios, los jóvenes se forman en su área, pero no se los prepara para lo que se van a encontrar en el mundo laboral. De manera excepcional, en FP existe una asignatura llamada FOL encaminada a eso, pero muchas personas se incorporan al trabajo al terminar la ESO o el Bachiller sin ese colchón, ni tampoco está presente en los estudios superiores. Toda formación, más o menos académica, está destinada a que consigan un trabajo, no puede haber un salto sin paracaídas entre las aulas y el primer empleo, están indefensos si ni siquiera saben quién puede defenderlos ante los abusos”, denuncia Laura Estévez, secretaria de comunicación y gestión de proyectos de USO.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.