Los trabajadores en ERTE tienen más probabilidades de que su declaración de la renta salga a pagar

Redacción. La cifra de trabajadores afectados en España por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) alcanzó los casi 3,4 millones (3.386.785) durante los primeros meses del confinamiento.

Según los últimos datos de febrero, en la actualidad hay 878.000 personas en esta situación, lo que supone un repunte en los ERTE con respecto al mes de enero.

A pocas semanas para que comience la campaña de la Renta del ejercicio 2020, las empresas de servicios de asesoría y gestoría advierten de que los ERTE también afectan a las declaraciones de la renta.

Desde CE Consulting, red de consultorías y asesorías de España, apuntan a que la principal clave está en el número de pagadores. Para muchos de estos trabajadores, lo habitual habría sido contar con un único pagador durante 2020, es decir, la empresa para la que trabajan. Sin embargo, a esto hay que añadir el cobro de las prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

¿Tengo que hacer la declaración de la renta si estuve en un ERTE?

Haber tenido más de un pagador en 2020 no significa que haya que presentar la declaración de la renta sobre ese ejercicio, al menos no de manera automática. Para determinar si la declaración es obligatoria, hay que atender al importe conjunto de todos los rendimientos brutos del trabajo del año, el cual no puede sobrepasar:

  • El importe de 14.000 euros anuales, si la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, supera en su conjunto la cantidad de 1.500 euros anuales.
  • El importe de 22.000 euros anuales, si la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, no supera en su conjunto la cantidad de 1.500 euros anuales).

Por ejemplo, si el SEPE ha abonado un importe bruto anual de 2.000 euros en 2020 y la empresa ha pagado un bruto anual de 16.000 euros, se estará obligado a presentar la declaración de renta de 2020, ya que el total de 18.000 euros de rendimiento bruto del trabajo supera el límite de los 14.000 euros anuales, que opera al ser superior a 1.500 euros anuales el pagador de menor cuantía.

Según María Fernanda Rodríguez, directora fiscal de CE Consulting, “lo más recomendable para las personas que han estado en ERTE durante 2020, a la hora de presentar su declaración, es que se revisen todos los pagadores que se han tenido durante el año, ya sea la empresa, el SEPE o la Seguridad Social”.

Una vez revisados los pagadores, habrá que recopilar los certificados de trabajo emitidos por estos y atender a los límites de ingresos que operen en cada caso.

Si tengo dos pagadores, ¿me saldrá a pagar?

Estar obligado a presentar la declaración del ejercicio de 2020 no significa, como regla general, que el resultado salga a pagar. Sin embargo, haber estado en ERTE aumenta las posibilidades de que esto ocurra, según advierte Rodríguez.

“Habría que analizar todos los rendimientos que se presentan en la declaración, así como las retenciones ya pagadas durante el año 2020. Ahora bien, en la medida en que el SEPE no ha retenido IRPF en los pagos realizados durante la duración del ERTE, es más factible que la cuota de la renta salga a pagar”, concluye.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.