Imagen de la noticia

Redacción. La brecha de género y de edad son las principales problemáticas del mercado laboral en Andalucía, según pone de relieve la Encuesta sobre Diversidad e Inclusión en el Trabajo 2018, un análisis realizado por Hays entre trabajadores y directivos de empresas andaluzas que desvela los datos más relevantes en cuanto a la inclusión en el ámbito laboral, principalmente relacionados con la diversidad por cuestión de sexo y edad.

El 97% de los encuestados ha afirmado que la persona que ocupa el cargo más alto en la empresa en la que trabaja actualmente es un hombre. En cuanto a los responsables directos, la cifra desciende al 85 %, un porcentaje aún muy significativo.

Sin embargo, es en los equipos de trabajo, en los que sus componentes no ostentan ningún cargo, donde hay más paridad de género: 51 % hombres y 49 % mujeres.

Otro dato relevante que se encuentra en la encuesta es que, durante los últimos dos años, un 22 % de los encuestados se ha encontrado en alguna situación en la que ha sentido que sus oportunidades de progreso de carrera se han limitado por razones de sexo.

Además de representar un problema real, más allá de una tendencia, la diversidad de género supone una de las mayores preocupaciones de los trabajadores andaluces, pues un 78 % de los encuestados cree que se trata de un problema pendiente de solucionar y que el talento debería premiarse al margen del sexo. Pese a ello, el 78 % de los trabajadores andaluces cree que la brecha salarial en España tardará más de cinco años en solucionarse.

La edad, segunda gran causa de discriminación

La diversidad por cuestión de edad supone otra de las grandes preocupaciones. Casi la mitad de trabajadores andaluces encuestados afirma haberse encontrado en alguna situación, durante los últimos dos años, en la que han sentido que sus oportunidades de progreso de carrera se han limitado por razones de edad.

A la hora de participar en procesos de selección, la cifra aumenta: un 61 % de encuestados sostiene haberse encontrado en alguna situación, durante el mismo período de tiempo, en la que ha sentido que sus opciones de ser contratado disminuían.

Fomentar las políticas de inclusión

Según los datos del estudio, las políticas de inclusión siguen siendo una tarea pendiente de mejorar en las empresas. Casi la mitad de los empleados encuestados (48 %) afirman que la empresa donde trabaja no lleva a cabo proyectos o políticas que eliminen la discriminación por razones de sexo, edad, origen étnico, orientación sexual, discapacidad o religión.

En esta cuestión los directivos coinciden, pues la mayor parte de los altos cargos encuestados asegura que su empresa no tiene implementados programas, políticas, objetivos o métricas de control -los conocidos KPIs- de diversidad e inclusión. Además, un 42 % sostiene que estas medidas, en las empresas donde sí existen, no se han llegado a implementar en su totalidad.

SPEC

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.