Imagen de la noticia

Redacción. El 30 % de los trabajadores españoles son incapaces de desconectar en vacaciones. Así lo pone de relieve un estudio realizado por la compañía de RRHH, Randstad, que refleja un preocupante incremento del 7,8 % con respecto al año pasado de trabajadores con esta problemática (22,2 %).

Los trabajadores que no logran desconectar apuntan diversos motivos que se lo impiden. El principal es que son incapaces de desvincularse mentalmente de los temas laborales, algo que afirman el 49,1 % de los profesionales.

Casi uno de cada tres (30,3 %) afirma que no consigue desconectar del trabajo porque la empresa le contacta en sus días libres.

A estos dos principales motivos les siguen la imposibilidad de delegar en un compañero (10,3 %), el no querer delegar el trabajo (6,6 %) o que sea el propio trabajador quien contacta con su empresa (3,8 %).

Ya sea porque la empresa contacta con el trabajador o porque es el profesional quien lo hace, el 34,1 % de los empleados que están en su periodo de vacaciones aseguran que mantienen contacto con su compañía.

A más edad, menos contacto con la empresa

Según el informe de Randstad, son los menores de 25 años los que más contacto mantienen con la empresa (48,6 %), seguidos por los que tienen entre 25 y 45 años (37,2 %).

Los profesionales mayores de 45 son los que menor contacto tienen con sus empresas durante las vacaciones, con apenas un 24,2 %.

Canales de comunicación

Randstad destaca que el canal de comunicación más utilizado entre la empresa y el profesional es el de mensajería instantánea, principalmente WhatsApp. Casi seis de cada diez profesionales (59,6 %) afirman que es el método principal que utilizan para comunicarse.

Las llamadas telefónicas se sitúan como la segunda vía de comunicación más utilizada (51,3 %), seguidas del contacto a través del correo electrónico (36,1 %).

Siete de cada diez trabajadores sí desconectan

Por el contrario, el 71,2 % de los profesionales españoles aseguran que son capaces de desconectar totalmente del trabajo en menos de una semana.

Por tramos de edad, los empleados menores de 25 años son los que más tiempo tardan en desconectar, ya que el 38,3 % aseguran que necesitan entre una y dos semanas para hacerlo.

Por su parte, el 34,4 % de los mayores de 45 años aseguran que les basta con un día para desconectar por completo. Más de la mitad de los trabajadores de entre 25 y 45 años (53,1 %) logran desconectar en menos de tres días.

Las mujeres desconectan con más facilidad

El análisis de Randstad también revela que a los hombres les cuesta desconectar más que a las mujeres. Los datos reflejan que el 31,4 % de los hombres siguen conectados a sus trabajos en el periodo vacacional, mientras que, en el caso de las mujeres, el porcentaje baja hasta el 28,2 %.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.