Imagen de la noticia

Redacción. Con el objetivo de ayudar a sus empleados a afrontar los retos que trae consigo un recién nacido -falta de sueño, preocupaciones económicas, nuevas responsabilidades...-, Ford organiza talleres que permiten a los trabajadores compartir experiencias y miedos mientras se preparan para su próxima paternidad.

Estos talleres son parte de una estrategia de salud ocupacional más amplia que incluye servicios de salud mental, así como entrenamiento en la gestión del estrés y la resiliencia.

Lo que empezó siendo una sesión informativa sobre las políticas de paternidad, ha crecido para incluir las implicaciones psicológicas de la llegada de un nuevo hijo, cómo apoyar a la pareja y cómo construir una red de apoyo familiar.

En estas sesiones se informa sobre la depresión posparto y de qué manera se puede hacer frente a problemas de salud mental. El programa está gestionado por instructores titulados en primeros auxilios en salud mental, y pronto ofrecerán asesoramiento personalizado a los padres para poder tratar sus preocupaciones y ansiedades.

“Muchos padres recientes no tienen ni idea de que los hombres sufren de depresión postparto. Existe la tendencia a ocultar las emociones, permanecer callado o, simplemente, encerrarse en uno mismo, hasta el punto de que su trabajo y su familia se ven dañados sin posibilidad de recuperación”, asegura Lara Nicoll, directora de Inclusión y Diversidad en Ford Reino Unido.

“Creando un entorno en el que los hombres pueden hablar abiertamente sobre sus ansiedades les permite sentirse menos aislados y convertirse en los padres que quieren ser”, señala Nicoll.

En Reino Unido, Ford ha ofrecido durante más de dos décadas talleres de maternidad, que cubrían las opciones de flexibilidad laboral, derechos legales y bienestar. Los talleres de paternidad son una extensión de este programa.

En ellos, los nuevos padres se prueban un traje de embarazada que les permite entender lo que sus parejas pueden estar sintiendo al tener que llevar el peso del bebé.

Depresión posparto en hombres

Ford pone de relieve estudios que demuestran que el 25 % de los hombres sufren de depresión posparto de tres a seis meses después de nacer su hijo, y la depresión tiene el doble de incidencia de lo que normalmente se refleja en los hombres.

Uno de cada diez hombres que serán próximamente padres también sufren depresión durante el embarazo de su pareja. Los padres primerizos, hombres menores de 25 años y aquellos con un historial de problemas previos de salud mental, son particularmente vulnerables.

Los talleres de paternidad de Ford se celebran tres veces al año y son parte de la estrategia de género y diversidad de la compañía.

En Reino Unido, una línea de atención 24 horas permite a los empleados solicitar ayuda en relación con problemas de salud mental. Tanto los que son padres, como los que están a punto de serlo, en Reino Unido y en Alemania, pueden solicitar también ayuda a la Ford Parent Network, un foro abierto para padres para compartir consejos e información.

“Sabemos que puede ser difícil hablar sobre salud mental, especialmente en el entorno laboral. Valoramos la iniciativa de Ford de crear un espacio para empleados en el que hablar abierta y honestamente sobre sus experiencias, y sobre la salud mental en general. La actitud de todo el mundo es lo que marca la diferencia, y, sacando a la luz el tema de la salud mental de los padres, Ford está abriendo el camino para que los hombres busquen ayuda sin estigmatización o temor al juicio”, asegura Jo Loughran, director de la organización Time to Change.

Ford en Alemania ofrece apoyo psicológico a través de su departamento médico, mientras que Ford en España ofrece talleres desarrollados por expertos sobre gestión del estrés, mindfullness y educación de los hijos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.