Imagen de la noticia

Redacción. Los pacientes con tensión alta, diabetes y enfermedad cardiovascular tienen las mismas probabilidades de desarrollar la infección por Covid-19 que el resto de la población, pero, en caso de infectarse, son mayores las posibilidades de presentar complicaciones o de fallecer, ya que son pacientes de alto riesgo.

Así lo ha destacado Vicente Pallarés, médico de Unión de Mutuas, mutua colaboradora con la Seguridad Social, y coordinador del grupo de trabajo de hipertensión arterial y enfermedad cardiovascular de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), con motivo de la celebración, el 17 de mayo, del Día Mundial de la Hipertensión.

Pallarés ha recordado que la hipertensión es uno de los principales factores que contribuyen a causar accidentes cerebrovasculares, que, en conjunto, representan la causa más importante de muerte prematura y discapacidad. Se estima que la hipertensión provoca cada año casi 9,4 millones de muertes por enfermedades del corazón, una difícil situación que se agudiza con la infección por el SARS-CoV-2.

Por ello, en el Día Mundial de la Hipertensión y en el actual contexto de pandemia, Pallarés ha hecho un llamamiento para que los pacientes con enfermedades cardiovasculares intensifiquen sus esfuerzos por prevenir y controlar la tensión arterial, haciendo un especial hincapié en el autocuidado con un estilo de vida saludable, y en no abandonar la medicación prescrita por el médico habitual.

En cuanto al estilo de vida, Pallarés ha mencionado la importancia de seguir con una dieta con poca sal, baja en grasas, rica en vegetales, granos integrales, frutas, lácteos, legumbres y productos frescos y de temporada, evitando los alimentos precocinados.

Además, recomienda seguir controlando el peso y continuar con el ejercicio físico, bailar ó andar, por casa o por la calle, siempre de acuerdo con la fase del confinamiento en la que se encuentre cada persona.

Pallarés también se ha referido a la importancia de que las personas comprendan la gravedad de la hipertensión, ya que es el enemigo silencioso que va afectando al corazón, a la vista, al cerebro o a los riñones.

“Hay que conocer el nivel de la tensión para poder controlarla. Un hipertenso lo es para toda la vida, no hay marcha atrás, por lo que hay que intentar no llegar a la barrera de 140/90 mmg, porque, cuando se produce un infarto, lo único que podemos hacer es tratar, ya no se puede prevenir”, ha advertido el doctor de Unión de Mutuas.

De acuerdo con la Sociedad Española de Hipertensión (SEH-LELHA), en España hay más de 15 millones de personas con hipertensión arterial (HTA), de las que 10 millones no están adecuadamente controladas y 4,5 millones están sin diagnosticar, lo que se traduce, en el momento actual, en un verdadero problema de salud pública.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.