Imagen de la noticia

Redacción. El Instituto Aragonés de Seguridad y Salud Laboral (ISSLA) ha puesto a disposición de las empresas de la región un modelo para que puedan elaborar su propio plan de continencia frente al coronavirus.

Se trata de un documento con el que, a partir de sus datos concretos, cada compañía puede llevar a cabo el análisis necesario para determinar las medidas preventivas adecuadas que debería implantar.

El plan de contingencia debe garantizar la capacidad de respuesta y la coordinación de la gestión interna de la empresa ante los distintos escenarios que puedan producirse. Para ello, el documento estará basado en una evaluación de riesgos que permita identificar un conjunto de medidas y acciones básicas que deberá tomar la empresa para afrontar, de forma adecuada y efectiva, tanto la prevención de los contagios como su mantenimiento productivo.

La recogida de los datos relevantes de la empresa se debe plasmar en unas tablas que permiten visibilizar aquellos puntos relevantes e identificar de forma ágil los puntos críticos sobre los que es necesario actuar.

A través de la evaluación del riesgo, se deben concretar las medidas preventivas que la empresa debe poner en marcha. Como ayuda para su elección, el modelo desarrollado por el ISSLA incluye unos anexos que recogen agrupadas diferentes tipos de propuestas: generales, obligatorias, específicas por sectores o recomendaciones desde el punto de la gestión productiva.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.